Entrevista a Joaquín Miras

La meva idea és que si el món existeix és perquè les mans de milions de persones, dirigides per les seves ments, estan actuant contínuament. Nosaltres som els creadors del món, cream el món a través de les nostres accions. La filosofia de la praxi pensa la política com el quefer de la gent que intenta crear alternatives a la vida quotidiana, que s’esforça per generar pensament a través de diaris, revistes, que utilitza tots els mitjans al seu abast per ajudar la gent a autoorganitzar-se.

Leer más

Ha muerto Jean Salem, uno de los más grandes 

Una de sus conferencias llevaba por título la frase del filósofo griego “la muerte no es nada para nosotros”. A partir de Lucrecio nos explicaba que la muerte no nos concierne  porque durante la vida no existe y cuando morimos tampoco. Lo más importante, destacaba él, es que el alter ego del miedo a la muerte es el vano deseo de eternidad. Precisamente, nos mostraba, los primeros filósofos materialistas defendían que la persecución de riquezas, el loco deseo de honores y la sucesión de crímenes que les acompaña, se alimentan del miedo a la muerte.Si bien la muerte propia “no es nada para nosotros”, la desaparición de gigantes como Jean Salem bloquea el pensamiento agarrotado por el irracional intento de negar la pérdida.

Leer más

La escuela en venta

El liberalismo pivota siempre sobre el que es el elemento central de su ideología, esto es, su concepción de la libertad: se es libre siempre y cuando uno pueda hacer algo sin que nadie le impida realizar ese algo. Para el esquema liberal, todos los individuos gozan de unos derechos prepolíticos siempre amenazados por la ley del Estado. Por tanto, para el liberalismo el Estado y la ley del Estado son siempre una restricción y coerción contra la libertad individual.

Leer más

Contribución a una conversación sobre Meshcheriakov

En este texto, de 1975, el filósofo Evald Ilyenkov evocaba el largo trabajo de investigación y educación realizado con niños sordo-ciegos por el psicólogo A.I. Meshcheriakov (1923-1974). Continuador de la tradición histórico-cultural de psicología, Meshcheriakov logró con su método pedagógico que los alumnos sordo-ciegos a su cargo no sólo desarrollaran capacidades relacionales y cognitivas básicas, sino que pudieran desarrollarse a un alto nivel, consiguiendo algunos de ellos graduarse en la universidad. Para Ilyenkov esta evolución y la misma realidad de los sordo-ciegos, lejos de tratarse de una anomalía o una excepción dentro del conjunto del género humano, significaba su expresión más radical: los resultados experimentales obtenidos aportaban una prueba de que toda mente humana nace y se desarrolla sólo en sociedad, a través de la relación mediada con otros seres humanos. Según esta visión -y contrariamente a lo que postulan las teorías biológicamente deterministas- la humanidad es pura plasticidad, y la actividad vital y comunitaria su única substancia.

Leer más

Contra la naturaleza humana

La aplicabilidad de la biología evolutiva a los humanos depende de aceptar que estos son, también, objetos de naturaleza. Pero ellos son nosotros¸ y si solo fuésemos objetos, ¿cómo podríamos saber para qué somos? Paradójicamente, si los organismos son entidades vivas, para reconocernos como organismos debemos ser más que organismos. Debemos ser tanto objetos dentro del mundo de la naturaleza como sujetos fuera de ella al mismo tiempo. Así, aunque la ciencia insista en que la humana no es más que otra especie biológica, la institución misma de la ciencia –y su afirmación de que ofrece un relato autorizado de cómo funciona realmente la naturaleza- descansa sobre la idea de que los humanos han sido elevados por un proceso de cultura o civilización, sin paralelo en la historia de la vida, a un nivel de existencia por encima y más allá de lo puramente biofísico.

Leer más