Entrevista con David Sánchez de Amigos de la Tierra sobre transgénicos y movilizaciones

Salvador López Arnal

Entrevista con David Sánchez de Amigos de la Tierra sobre transgénicos y movilizaciones: “Es importantísimo que le demostremos al Gobierno que nos importa nuestra alimentación y nuestra agricultura, y que una gran mayoría social rechaza que se experimente con nuestra salud y nuestro medio ambiente. El Gobierno tiene que abandonar su apoyo a la industria de los transgénicos”

David Sánchez Carpio es responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra. Esta entrevista de urgencia gira en torno a transgénicos, a movilizaciones, al principio de precaución y a cuestiones decisivas para una ciudadanía convocada a unas jornadas de movilización por motivos más que razonables. Zaragoza, una vez más, se va a convertir en centro de reivindicaciones justas y solidarias.

*

¿Qué es un transgénico?

Un transgénico u organismo modificado genéticamente es un nuevo ser vivo creado en un laboratorio mediante ingeniería genética. Esta tecnología salta la barrera entre especies, e inserta dentro de un animal o una planta un gen de otra especie. Tenemos así tomates con genes de pez, maíces con genes de bacteria o incluso arroz con genes humanos.

¿Qué ventajas reportan los cultivos transgénicos según sus partidarios?

Los cultivos transgénicos se introdujeron hace ya más de 12 años bajo la promesa de acabar con el hambre en el mundo a través de mayores producciones, de aportar alimentos más nutritivos y de solucionar los problemas de los agricultores. Todas estas promesas se han probado falsas.

¿Por qué se afirma que los transgénicos son negativos para la salud humana y otras especies vivientes?

El problema de los alimentos transgénicos es que no se ha experimentado lo suficiente y no sabemos sus posibles efectos sobre la salud humana. Y lo poco que sabemos, es más que preocupante. Se han dado casos de generación de alergias, al fin y al cabo, estamos comiendo proteínas que no habíamos comido antes. Por otro lado, algunos se ha demostrado que son tóxicos. Maíces transgénicos autorizados para alimentación humana provocan daños en el hígado y páncreas de ratones. Y más recientemente, se descubrió que otro maíz transgénico presente en nuestra alimentación reducía la fertilidad en ratones. Los efectos imprevistos producidos por la modificación genética son muy, muy peligrosos.

La negativa a su producción y comercialización, ¿no es una apuesta contraria al progreso, al avance de la ciencia y la tecnología? ¿No representa ese sendero un canto al regressus social?

Desde Amigos de la Tierra, y desde el movimiento ecologista en general, no nos oponemos a la investigación ni al avance científico. Ni a la ingeniería genética, siempre que se realice en ambientes confinados. Pero estamos en contra de la liberación al medio ambiente de unos seres vivos extraños de los que no sabemos casi nada. Y más aún cuando se introducen en nuestra agricultura y alimentación. No todos los avances científicos y tecnológicos tienen que ser positivos desde un punto de vista social o ambiental, y menos cuando están en manos de unas pocas multinacionales que solo buscan su propio lucro.

¿Desde cuando se cultivan transgénicos en Europa? ¿De qué alimentos se producen transgénicos?

En la Unión Europea solo se permite el cultivo de un tipo de maíz transgénico, conocido como MON810. Se aprobó en 1998 y está modificado genéticamente para producir una toxina, que mata a un insecto, el taladro. La abrumadora oposición social en Europa a los transgénicos ha bloqueado cualquier intento de aprobar nuevos cultivos. Aunque la UE importa grandes cantidades de otros maíces y soja transgénicos.

¿Existen prohibiciones sobre su producción y comercialización en algunos países europeos? ¿Qué razones se han alegado para ello?

Ya hay ocho países de la UE que han prohibido el cultivo de este único transgénico autorizado en su territorio: Francia, Luxemburgo, Austria, Polonia, Hungría, Grecia, Italia y hace solo unos días, Alemania. Se prohíbe en base a las nuevas evidencias científicas sobre su negativo impacto ambiental, las incertidumbres que plantea para la salud humana y por la imposibilidad de evitar la contaminación del resto de cultivos por polen de transgénicos.

¿Es posible erradicar el hambre en el mundo sin el uso de alimentación transgénica? ¿No es tal pretensión una mera utopía sin ninguna base real?

Hay informes de la FAO que aseguran que se puede alimentar a la población mundial con prácticas agroecológicas. Y los transgénicos no han demostrado ser más productivos, más bien al contrario. Hay cuatro cultivos transgénicos a nivel mundial: soja, maíz, colza y algodón. El maíz y la soja se producen en América y van destinados a alimentación del ganado en países del Norte, para poder abastecer nuestra demanda de productos animales. Maíz y soja, junto con la colza, se usan cada vez en mayor medida para alimentar a los coches, como agrocombustibles. Junto con el algodón, son cultivos industriales, cuyo objetivo no es alimentar a la población mundial.

Tras un esfuerzo de cuatro años por parte de varias agencias de la ONU, se publicó la “Evaluación Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología en el Desarrollo Agrícola” (IAASTD en sus siglas en inglés), que implico a 400 expertos de múltiples disciplinas, gobiernos y multinacionales. Recomendó una apuesta por los métodos agroecológicos, que ofrecen incrementos en la productividad sin semillas ni químicos caros, y una reforma de las injustas normas de comercio internacional. Y reconoció que los transgénicos no juegan ningún papel en la solución a los problemas del hambre. En este proceso participaron las multinacionales de la biotecnología agraria, pero se retiraron en el último momento al ver que los resultados no les eran favorables.

¿Qué grandes corporaciones están detrás de su producción y distribución?

La principal es Monsanto, que controla el 90% del mercado de los transgénicos. Pero también otras multinacionales de las semillas, que como Monsanto se han ido fusionando entre ellas, y con compañías farmacéuticas o de insumos agrícolas concentrando el mercado: Syngenta, Pioneer, Bayer, BASF… Y luego comercializadoras como Cargyll y Bunge.

¿España es país productor de transgénicos? ¿Tiene importancia esa producción en nuestro país?

El maíz transgénico supuso en 2008 el 20% de la superficie total sembrada con maíz. Y en regiones como Aragón o Cataluña, alcanza ya el 50%. Es además una producción muy simbólica, ya que somos el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala. Mientras el resto de países lo prohíben, aquí seguimos apostando por una tecnología que solo supone una mayor industrialización de la agricultura.

Ustedes, Amigos de la Tierra (por cierto, ¡qué hermoso nombre han elegido!). han convocado y apoyado una semana se movilizaciones contra los transgénicos. ¿Qué actos han realizado?

Durante esta semana se han realizado más de cien actividades de protesta, sensibilización, concienciación por todo el país. Desde charlas, jornadas, ruedas de prensa, proyección de documentales o visitas guiadas a supermercados, hasta bloqueos de centros o concentraciones, comidas populares… Ciudadanos del resto de Europa se han concentrado y han enviado cartas a las embajadas españolas en la UE, dejando claro que la persistencia del Gobierno del PSOE en mantener el cultivo de transgénicos en nuestro país nos supone una mala imagen de nuestros productos agrícolas en el exterior.

Casi todas las actividades están recogidas un blog común

http://noquierotransgenicos.wordpress.com/

Creo que el próximo sábado han convocado una manifestación en Zaragoza. ¿Es así? ¿Qué organizaciones convocan?

El sábado 18 de Abril, a las 11:30, desde el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza está convocada una manifestación, con el lema “Por una Alimentación y una Agricultura Libre de Transgénicos”. La manifestación está convocada por la Plataforma Rural, entidad que agrupa a colectivos agrarios, ecologistas, de consumidores y ONGD. Están presentes la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Veterinarios sin Fronteras, Sodepaz, la Confederación Española de Consumidores y Usuarios, la Xarxa de Consum Solidari, CERAI, el SOC y otros muchos. Junto a la Plataforma Rural convoca también Greenpeace.

Desde las organizaciones que hemos promovido esta manifestación queremos hacer un llamamiento para invitar a todo el mundo a acudir a la manifestación. Es importantísimo que le demostremos al Gobierno que nos importa nuestra alimentación y nuestra agricultura, y que una gran mayoría social rechaza que se experimente con nuestra salud y nuestro medio ambiente. El Gobierno tiene que abandonar su apoyo a la industria de los transgénicos.

Recomiéndenos algunas publicaciones esenciales sobre el tema.

Gente como Jorge Riechmann ha escrito multitud de libros sobre el tema. Por ejemplo,“Transgénicos, el haz y el envés”. Otros libros recomendables son “Hambre y Alimentos Transgénicos”, de Antón Novás o “Un Mundo de Gordos y Hambrientos”, de Luis de Sebastián.

Deme, para finalizar, un argumento esencial que sea contrario a la producción y uso de transgénicos.

Llevamos ya muchos años de cultivos transgénicos, y tenemos pruebas sobradas de sus impactos ambientales, sociales y sobre la salud. Y se ha comprobado que son el último exponente de un modelo de agricultura intensiva e industrial, para alimentar y lucrar a unos pocos, y que deja la agricultura y la alimentación mundial en manos de cuatro multinacionales.

Un buen argumento. No se me ocurre como replicarle. Gracias por tu tiempo y por su información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *