Contra la (insana y sumisa) normalidad

Salvador López Arnal

Para Dimitris Christoulas. In memoriam et ad honorem [1]

La muy española Semana Santa [SS] ha tenido nuevamente tonalidades SS (en este caso, de las otras). Además de la presencia de simbología de la División Azul en alguna que otra procesión y otros ejemplos afines, la llegada de la Legión a Málaga entonando “El novio de la muerte” y la información sobre ello, desnuda de todo comentario crítico, con el himno sonando en el dial de Radio Nacional de España en el informativo del mediodía de 3, 4 o 5 de abril, es ilustración destacada, destacadísima incluso [2]. ¡Los tiempos no cambian!

La S. S., decía, ha finalizado este domingo en la mayor parte de España. No así en Catalunya y en alguna que otra nacionalidad o región. En tierras de Salvat-Papasseit y Lluís Companys -y no por las presiones del catolicismo fuertemente activo que cuenta con la presencia gubernamental de una organización confesional cristiana como es la Unió Democràtica de Catalunya de Duran i Lleida y la “casi licenciada” Joana Ortega-, se prolonga con la Mona y el lunes de Pascua. Los trabajadores y trabajadoras que hemos podido gozar de estos cuatro días de descanso (no todos por supuesto, ni muchísimo menos), ¿nos debemos incorporar tranquilamente al trabajo este martes próximo tan cercano al 14 de abril como si nada hubiera pasado? ¿No hay asuntos pendientes? Los hay, muchos. Entre ellos, los estudiantes y el licenciado de la UB que siguen en prisión preventiva.

Dani, Ismael (ambos miembros de la AEP, Asociación de Estudiantes Progresistas [3]) y Javier llevan en estos momentos más de 11 días en prisión preventiva. Javier está acusado de cruzar contenedores en la calle y cortar el tráfico. Muchos de nosotros, muchos de los participantes en la huelga del 29M, hicimos acciones muy parecidas. No es seguro, en absoluto, que él hiciera nada de lo que se le acusa. A Dani e Ismael se les acusa de cortar el tráfico, quemar contenedores y atentar contra la autoridad [4]. Ninguno de ellos pudo participar en los actos de la tarde de aquel jueves inolvidable, el 29M, en el que unas 75 personas fueron detenidas y 80 fueron heridas, seis de gravedad, en la mayoría de los casos sin comerlo ni beberlo. Los Mossos son así, les han hecho así. Los dos estudiantes de la Facultad de Físicas y el licenciado de la UB fueron detenidos en la mañana del 29M. ¿Son entonces cabezas de turco? ¿Quieren convertirlos en eso?

Cristina, la madre de Daniel, ha preguntado en voz alta: “¿Cómo puede ser que mi hijo esté en prisión? Solo fue a una huelga”. Tiene razón, le sobran razones e indignación. Como fuimos, con ellos tres, millones de trabajadoras y trabajadores el 29M. Más de los que ellos pensaron, desearon y calcularon. Isabel, la madre de Ismael, ha señalado por su parte: “Nunca, ni en mis peores pesadillas, me podría haber imaginado algo así”. ¡Ni en sus peores pesadillas! Su marido, un conductor de los Transporte Metropolitanos de Barcelona, está de baja desde entonces.

La juez que tomó la decisión, la titular del juzgado de instrucción número 18 Carmen García, la única de los tres jueces que han tomado declaración a detenidos el 29M que ha decretado prisión sin fianza y que creo sigue de vacaciones sin prisión preventiva y sin que ninguno de sus allegados lo esté tampoco, justifica la medida por el riesgo de “que no presenten ante el tribunal y por el peligro de que reincidan en otras citas en la ciudad”. ¿Qué no se presentan ante el tribunal? ¿Y por qué no iban a hacerlo? ¿Dani, Ismael y Javier tenían voluntad de exiliarse o de pasar a la clandestinidad? ¡Por favor! Entre las otras citas de riesgo, la juez, según parece, cita a la reunión del BCE de los primeros días de mayo (¡tomemos nota!), “el día del Trabajador”, es decir, el 1º de Mayo (¡cómo han leído! ¡Un día de riesgo el día de la clase obrera!) y el derbi Barcelona-Español. ¿No se observad aquí alguna heterogeneidad? ¿Se imaginan a Daniel, Isamel y Javier montándola tras el derbi? ¿No debería la titular del juzgado 18 mirar, si estuviera informada adecuadamente y obrara sin presiones cegadoras, en direcciones muy alejadas?

Por lo demás, los dos estudiantes, los más jóvenes, no tienen antecedentes y viven con sus padres. Javier participó, el mayor de ellos, también, como muchos otros ciudadanos (y también fui uno de ellos) en las acciones ante el Parlament catalán del pasado 15 de junio, pero aún no ha sido juzgado. Nadie le ha declarado culpable de nada. Sus familiares y abogados piden lo razonable: presunción de inocencia, que queden en libertad y que se les juegue cuando llegue el momento (Jaume Asens, uno de los abogados defensores de los acusados, ha aclarado que si se les llegara a condenar por este tipo de delitos, es una simple conjetura que tiene un alto significado en estas circunstancias, en ningún caso ingresarían en prisión… ¡si bien ya han ingresado!).

¿Qué llevó a la juez a tomar esta determinación? La fiscalía barcelonesa pidió prisión para los tres jóvenes. ¡Vaya por donde! ¡Qué cosas hace la fiscalía! Las presiones del ministro del Interior, el opusdeísta Jorge Fernández; del alcalde barcelonés, el neoliberal hasta la náusea Xavier Trias, y del peor conseller de Interior que el imaginario catalán ha logrado concebir en noches de delirio y obcecación, Felip, el Puig (que ha aplaudido además públicamente, perdiendo neutralidad, las medidas tomadas por la juez Carmen García), no parecen ubicarse en coordenadas muy alejadas.

¿Ya está entonces? ¿Volvemos mañana al trabajo como si nada hubiera pasado? ¿El Madrid está aún más cerca y la Champions no sólo no es imposible sino que es altamente probable? No parece que este sendero de estupidez y alienación conduzca a ninguna parte razonable. En oficinas, fábricas, colegios, instituciones, universidades, institutos, en la administración, es necesario y justo que voces de protesta y crítica griten mañana al unísono un NO rotundo: no en nuestro nombre, no con nuestro acuerdo, no con nuestra indiferencia. ¿No es necesario pasearnos a cuerpo de nuevo y decir que anunciemos algo nuevo y que no sólo estamos indignados sino que estamos llenos de rabia y de rebeldía? ¿Vamos a dejarlos solos? Y no sólo en Catalunya desde luego.

Está en nuestras manos, pues, hacer que nuestro vuelta no sea un retorno servil a un marco en el que son otros quienes toman decisiones sobre nuestras vidas y sobre las vidas de Dani, Ismael y Javier.

Como en los viejos tiempos. Todos juntos, bien alto, para que nos oigan: ¡libertad detenidos!

PS: La prudente y justa Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), que por cierto ha convocado una concentración de protesta el próximo 14 de abril en plaza Catalunya (¡bien!), ha acusado al conseller de Interior catalán, Felip, el Puig, de haberse embarcado en una deriva autoritaria que inculca derechos civiles ciudadano. No les falta razón.

Tomo la información de un artículo de Oli Bourgeois García [5]. A las 19h de 8 de abril, dos individuos se personaron en la puerta de Terrassa Respon pidiendo hablar con Rachid Ali por una entrevista en el Ateneu. Un colaborador de la publicación fue a avisar a Rachid que bajó a la puerta cuando sin mediar palabra los dos policías en civil pretextando una irregularidad en su documentación le dijeron que quedaba detenido. “Sin identificarse, leerle sus derechos ni anunciarle sus cargos, Rachid fue literalmente arrastrado hasta un coche patrulla estacionado en la plaza de la Creu Gran” de Terrassa (La detención ha sido filmada por streaming por un redactor de Terrassa Respon. Puede verse en http://bambuser.com/v/2537989)

Los cargos son de resistencia a la autoridad, desacato y desobediencia. Rachid se limitó a exclamarse “¿por qué, por qué!?” al no entender el motivo de su detención. “Rachid Ali padece la enfermedad de Krön y sufre secuelas muy graves de su dolencia, tiene dificultades motrices y es propenso a lesiones muy fácilmente”. Además, Rachid lleva dos años compartiendo su vida con una terrassenca, una antigua compañera del CTD si no ando errado, y va a ser padre en un mes. Toda su familia reside en Terrassa y él mismo lleva diez años viviendo en la ciudad.

Notas:

[1] La última carta de Dimitris Christoulas “Le gouvernement d’occupation de Tsolakoglou a littéralement anéanti tous mes moyens de subsistance, qui consistaient en une retraite digne, pour laquelle j’ai cotisé pendant 35 ans (sans aucune contribution de l’État). Mon âge, ne me permet plus d’entreprendre une action individuelle plus radicale (même si je n’exclus pas que si un grec prenait une kalachnikov je n’aurais pas été le deuxième à suivre), je ne trouve plus d’autre solution qu’une mort digne, ou sinon, faire les poubelles pour me nourrir. Je crois qu’un jour les jeunes sans avenir, prendront les armes et iront pendre les traîtres du peuple, sur la place Syntagma, comme l’ont fait en 1945 les Italiens pour Mussolini, sur la Piazzale Loreto, à Milan”.

Su hija la ha completado:

“La nota manuscrita de mi padre no deja lugar a dudas. Él fue un activista de izquierdas durante toda su vida, un visionario desinteresado… Este acto específico de su propio final es un acto político consciente, totalmente coherente con sus creencias y acciones durante su vida. En nuestro país, Grecia, están matando lo evidente. Para algunos, para ‘los hijos rebeldes de la quimera’, en esta situación, el suicidio parece ser el acto obvio, no como una salida, sino como un grito despertando. Por esta razón, esto (el suicidio) toma otro significado, el significado de aquella primera canción que cantamos juntos, en el concierto de nuestro querido Mikis (Theodorakis), en 1975, la canción que siempre cantamos en nuestras propias celebraciones y para nuestra propia muerte… Ve a dormir padre me estoy dirigiendo a mis hermanos y hermanas con tu voz. Esta es la única cosa que soñaste para la juventud y creo que lo has conseguido. En el sitio en el que caíste hay una nota de un joven: ‘El nombre del muerto hoy es Democracia… Pero hay 11 millones que seguimos vivos y nuestro nombre es Resistencia’.

[2] Sin poder confirmarlo directamente, creo –por informaciones familiares- que la información fue dada también, sin ninguna nota crítica por supuesto, en un informativo de TV1.

[3] Si no estoy equivovado, una organización estudiantil próxima a Ezquerra Unida i Alternativa, la organización catalana que forma parte de IU.

[4] R. Carranco, “¿Cómo puede ser que mi hijo esté en prisión? Solo fue a una huelga”. El País, 7 de abril de 2012, pp1-2 (edición Catalunya)

[5] Oli Bourgeois García para Terrassa Respon: http://trsrespon.org/noticias-terrassa-cataluna/el-periodista-rachid-ali-detenido-hoy-en-terrassa-respon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *