Cabreao o dormido

El miércoles día 14/11 el diario de los polanco publicaba una reseña en el apartado de economía que decía lo siguiente:

“La Caixa propone retrasar la edad de jubilación a los 70 años, así como introducir el copago en la sanidad, con el fin de minimizar el impacto del envejecimiento de la población en el gasto público”

Mi primera impresión al leerlo, supongo que por instinto sindicalista, fue, “quien cojones es “La Caixa” para decir esto”. Después del cabreo inicial comencé a pensar en lo que haba leído y seguí cabreado.

“La Caixa” que teóricamente es una entidad sin ánimo de lucro, ese imperio económico que administra los ahorros del 80 por ciento de las clases populares catalanas y de buena parte del Estado y que supongo tiene pensado abrir una sucursal en la isla Perejil por si algún despistado quiere endosarle sus ahorros, se salta a sus siervos de la CEOE y cuerpo legislativos en nómina, y directamente como si de vender una hipoteca se tratase nos “propone” la edad a la que nos tenemos que jubilar, es decir, hasta cuando hemos de darles nuestras nóminas para especulación financiera y mantenimiento de “su-mundo-libre”, o sea, hasta un poco antes de morir, quien llegue.

Parece ser que esto no es suficiente y también propone el “copago en la sanidad”, sinceramente no acabo de entender lo del “copago”. ¿Significa que paguemos entre ella y nosotros la asistencia sanitaria? ¿Encima que tiene mi dinero quiere que le ayude a pagar al médico cuando se ponga enferma por que alguna invasión bélica le ha salido por la culata?

Ante mi desorientación sigo leyendo y finalmente lo veo más confuso cuando dice, “…con el fin de minimizar el impacto…en el gasto público”. ¿Por qué le interesa tanto el gasto público a una entidad financiera? Entre el cabreo que no se me pasaba y la confusión que me provocaba ese párrafo dudé si ya me había echado mi siestecita o a un estaba durmiendo. Tras comprobar que era real no tuve más remedio que seguir dando vueltas a la frasecita…¡Por fin caí en la cuenta!

A saber, si tanto le afecta el gasto público será por que lo publico no es tal si no financiero, es decir, nosotros somos el “publico” que por nuestro trabajo el medio financiero nos da un dinero el cual parte lo utilizamos en obtener necesidades básicas, las menos, y consumistas, las más, cuyos propietarios son los medios financieros, y el resto se los dejamos para que los administren. ¿Entonces como vamos a “copagar”? ¡Claro, trabajando hasta los setenta! ¡La madre que…a “La Caixa”! ¿Estoy “cabreao” o soñando? ¿Estaremos todos dormidos en lugar de cabreados?

 

Barcelona 16/11/07

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *