A propósito de la muerte de György Màrkus

Joaquín Miras Albarrán

Para mí, Màrkus fue una revelación. Trabé conocimiento de su obra gracias a la traducción que Manuel sacristán Luzón hizo de un breve y formidable escrito suyo. El texto fue publicado en una colección de editorial Grijalbo, colección Hipótesis, que dirigía Manuel Sacristán Luzón, con la ayuda de Paco Fernández Buey: Marxismo y antropología, Ed. Grijalbo, 1973. Con Márkus en la mano es fácil comprender que el fundamento de la obra de Marx es una metafísica conscientemente, críticamente, elaborada y pensada, una filosofía en el sentido técnico del término; pero una filosofía que define que el ser humano es auto creación comunitaria de sí mismo, producto histórico, en proceso constante de cambio, de su propio hacer

Leer más