La tiranía de la multitud

 

Estamos asistiendo es a las consecuencias de la regeneración de la fe capitalista, tan deturpada desde hace más de dos siglos por debilidades absurdas, renuncias innecesarias, concesiones arrancadas a viva fuerza o temores irracionales que, en su “época dorada”, le habían hecho caer en un cierto sentimiento cristiano de culpa.

Leer más

Usos y abusos de la historia

Joan Tafalla

 

La lección de Canfora consiste en aplicar sin concesiones los instrumentos de su oficio de historiador. Un oficio cuyo fundamento básico es la crítica. Crítica de las fuentes, crítica de los textos, crítica de los archivos, crítica de los fondos documentales. No pierde de vista el hecho de que el archivo, el fondo documental, ha sido constituido por alguien (una persona, una institución…) con una finalidad concreta. Los silencios del archivo no suelen ser inocentes.

Leer más

Diez razones y una arista moral complementaria

Salvador López Arnal

          Para Santiago Alba Rico, Joan Benach, Joan Pallisé, Jorge Riechmann, Joaquim Sempere y Enric Tello, por lo mucho que me enseñaron, por lo mucho que me enseñan.

Palabras de presentación del ensayo Casi todo lo que usted desea saber sobre los efectos de la energía nuclear en la salud y el medio ambiente. El Viejo Topo, Barcelona, 2008: 6 de mayo de 2008, C.S.I.C-Residencia de Investigadores de Barcelona.

     Bona tarda. Gràcies per la seva presència.

     Empezaré, si me permiten, con un cuento anónimo y finalizaré con un breve texto de Miguel Hernández.

Leer más

Presentación El legado de un maestro : las razones de un homenaje

Salvador López Arnal

La verdad es que en la Facultad de Económicas [de la UB] siempre me han apoyado, salvo en la etapa posterior a 1965 y anterior a 1972. El decanato de Económicas me respaldó en todo momento. No guardo resentimiento porque me expulsaran en 1965 o porque hace poco me rechazaran como catedrático; creo que fueron actos políticos y, como dirían los mafiosos de El padrino, no personales. Lo que ocurre es que esas vicisitudes me han desorganizado la vida durante muchos años. No es fácil cambiar repentinamente, como me ha sucedido en el pasado, de trabajar para una editorial a la Universidad, y viceversa.

Manuel Sacristán (1983)

Manuel Sacristán Luzón (1925-1985) estudió Filosofía y Derecho en la Universidad de Barcelona y realizó cursos de postgrado durante cuatro semestres, entre 1954 y 1956, en el Instituto de Lógica Matemática y Fundamentos de la Ciencia de la Universidad de Münster, en Westfalia. En 1959 se doctoró en Filosofía con una tesis sobre Las ideas gnoseológicas de Heidegger y en 1964 publicó Introducción a la lógica y al análisis formal, uno de los volúmenes que más contribuyeron a la introducción y consolidación de los estudios de lógica en nuestro país.

Fue además Sacristán uno de los trabajadores intelectuales más comprometidos con su tiempo, con la sociedad en la que le tocó vivir, con los grupos sociales más desfavorecidos. Militó durante más de veinte años en las filas del PSUC-PCE e intervino activamente en numerosas acciones de la resistencia antifranquista no silenciosa: en la protesta contra el asesinato de Julián Grimau, en la constitución del SDEUB, en el encierro-protesta de Montserrat contra los Consejos de Guerra de Burgos,… Su tenacidad, junto con la de Giulia Adinolfi y otros amigos y compañeros, fue decisiva en la fundación de la Federación de Enseñanza de CC.OO. Fue miembro del consejo de redacción, y director en algún caso, de revistas tan esenciales para la cultura barcelonesa, catalana y española como Qvadrante, Laye, Horitzons, Nous Horitzons, Nuestra Bandera, Materiales y mientras tanto. Sus aportaciones y activismo en los ámbitos del ecosocialismo, del pacifismo antiotánico, de la lucha antinuclear y, en general, de los entonces llamados “nuevos movimientos sociales”, fueron decisivos en la historia reciente de nuestro país y han dejado profunda huella en muy diversos colectivos.

Durante el curso 1982-1983 impartió dos seminarios de postgrado en la UNAM mexicana sobre “Inducción y dialéctica” y “Karl Marx como sociólogo de la ciencia”, y se casó en segundas nupcias con Mª Ángeles Lizón. Dos años más tarde, Sacristán fallecía en Barcelona el 27 de agosto de 1985, a los 59 años de edad

Leer más

Relámpagos temperados en noches apacibles

Salvador López Arnal

“Si no aprendo a errar, no aprenderé a ser”.

Vicente Núñez (2002), p.47

“Me condenaron a veinte años de hastío / por intentar cambiar el sistema desde dentro./ Ahora regreso, ahora vengo a desquitarme./ Primero tomaremos Manhattan, luego tomaremos Berlín./ Me guía una señal en los cielos,/ me guía esta marca de mi piel,/ me guía la belleza en nuestras armas/ Primero conquistaremos Manhattan, después conquistaremos Berlín”.

Leonard Cohen, First we take Manhattan

Leer más

Una lectura prohibida: El Manifiesto Comunista

José Luis Escohotado Ibor

El texto, inédito hasta ahora, es reproducción de la conferencia impartida por el autor en la Biblioteca Municipal de Santa Cruz de Tenerife, con motivo de un ciclo organizado por dicha institución en el año 2000 sobre libros prohibidos.

Debo agradecer a mi buena amiga de hace tantos años, Isabel Pérez Schwarz, la invitación que me ha hecho como Directora de la Biblioteca Municipal de Santa Cruz de Tenerife, para participar en esta serie de conferencias sobre lecturas prohibidas o censuradas a través de la historia.

Como todos ustedes saben, desde antiguo, la expresión cultural espontánea sufre diversas formas de represión ideológica, de prohibición absoluta o de censura, ejecutadas por los poderes establecidos contra lo que se supone puede socavar la autoridad o el orden moral. Los ejemplos de intolerancia que representan la Inquisición, el Índice de libros prohibidos por la Iglesia, las hogueras de libros quemados por los nazis, los procesos políticos estalinianos, la caza de brujas del senador Mc Carthy o la censura previa de todas las publicaciones por la policía administrativa franquista, no son más que casos exacerbados de un fenómeno mucho más amplio de refracción ideológica bajo el yugo de la cultura dominante. De todas formas, siempre es preferible que se quemen los libros a que se quemen los autores de los libros. Desde la moral del poder y la óptica oficialista, siempre se ha tendido a demarcar lo tolerable y lo prohibido, la conformidad y la disidencia, la ortodoxia y la trasgresión, generándose un principio de censurabilidad ideológica difusa que funciona subrepticiamente a lo largo de todas las expresiones culturales, incluso en los regímenes políticos que hacen declaración explícita de libertad de expresión.

En nuestra época, lejos de haberse cumplido el ideal ilustrado del libre pensamiento, los métodos de exclusión se han hecho mucho más complejos y sutiles, a través del control del mercado de la cultura por las grandes empresas multinacionales, cuya influencia oligopolística sobre los medios de emisión cultural se realiza de manera oculta y privada. En una cultura masmediotizada como la nuestra, en la que ya todo es mercantilizable, – dios, patria, sexo, órganos, verdad, ocio y genes –, el criterio de rentabilidad publicitaria puede funcionar, de hecho, como una censura excluyente. En esa situación, el mercado mismo es la censura.

PANFLETO POLÍTICO

Leer más