Deporte en la globalización: atípica mafia post moderna, “legal” y considerada unánimemente positiva por Eloy Altuve Mejía

La concepción positivista del deporte continúa siendo el soporte de la unanimidad social existente en la visión-acción de lo deportivo y de la formulación-ejecución de la política pública deportiva de los Estados nacionales.

El positivismo:

Considera que el deporte es apolítico, neutral, inofensivo, transparente, igualitario, fraterno, es un fenómeno natural y eterno, intrínseco a la naturaleza humana, ha existido y existirá siempre.
Concibe el deporte moderno (surgió con los JJ.OO.) como derivación automática del deporte antiguo (JJ.OO. Antiguos) y creación individual, producto del esfuerzo, voluntad, dedicación, sacrificio y trabajo del Barón Pierre de Coubertin.
Considera que, en tanto fenómeno positivo, el deporte no puede ni debe ser sometido a ningún tipo de cuestionamiento de fondo teórico-conceptual; sus problemas son concebidos como distorsiones corregidas por su propia dinámica, puede discutirse la forma, más no el fondo. Por lo tanto, lo necesario e importante por estudiar de él son sus aspectos técnicos, estadísticos y físicos, con el objetivo de mantener y reforzar su carácter positivo.
El positivismo se expresó -y todavía se expresa en buena medida- en la academia con la ausencia del fenómeno deportivo como objeto de estudio desde la Sociología Política: no suele formar parte de los curriculum de las Escuelas de Sociología, ni ser motivo de análisis en los Centros e Institutos de Investigación Sociológica. Esta conducta es la consecuencia práctica del razonamiento positivista: como el deporte es síntesis de virtudes y perfección, no era ni es necesario estudiarlo, si es un fenómeno tan obviamente positivo, de hecho y de derecho provechoso, no tiene nada o muy poco que estudiarse en términos políticos, y mucho menos cuestionarse.

En el siglo XXI la concepción positivista:
1) Aparece revestida por la academia con los textos:
• EISENBERG, Christiane; LANFRANCHI, Pierre; MASON, Tony y WAHL, Alfred. (2004). FIFA 1904-2004. Un siglo de fútbol. Madrid: Pearson Educación. Publicación oficial de la FIFA y elaborado por el Centro Internacional de Estudios del Deporte-Universidad de Neuchâtel (donde fue Secretario General Gianni Infantino, Presidente de la FIFA desde el 25-02-2016)-Suiza.

• SAMARANCH, Juan Antonio. (2002) Juan Antonio Samaranch: Memorias Olímpicas. Barcelona: Editorial Planeta. Publicación del presidente (1980-2001) del Comité Olímpico Internacional (COI).

2) Adopta posiciones críticas que tienen en común concebir las dificultades del deporte como desviaciones que pueden ser superadas por su propia lógica interna e/o incorporando nuevas lógicas de funcionamiento. Fueron expresadas con fuerza a raíz de las inéditas y multitudinarias manifestaciones en Brasil contra el Mundial de Fútbol 2014 y de los escándalos 2015 de soborno y corrupción en el fútbol, aderezados con doping en el atletismo, que llevaron a la suspensión de Rusia del atletismo mundial el 13-11-15 y del Presidente de la FIFA el 21-12-15:

• La más común considera como problema central la existencia de dirigentes deshonestos, corruptos e interesados en su beneficio personal. Propone como solución una dirigencia honesta y comprometida con los ideales olímpicos tradicionales del deporte.

• Reconoce que el problema no es simplemente de dirigentes y fue esbozada en 2015 al analizar el escándalo de corrupción del fútbol por: BBC MUNDO: Considera que no se trata de un mero problema de corrupción, individual o de camarillas, sino de la anomia moral e institucional que ha caracterizado la operación global de la FIFA. Para Thomas Bach, Presidente del COI, es un problema estructural y no se resolverá simplemente con la elección de un nuevo presidente. Gianni Infantino al ser elegido Presidente de la FIFA en 2016, indicó que pretendía restaurar la imagen de la FIFA, se necesitaba implementar las reformas porque la manera en la que hemos vivido y percibido a la FIFA como organización en los últimos meses no puede continuar.

El carácter positivo a ultranza convierte al deporte en síntesis de virtudes y perfección, que hace innecesario estudiarlo en términos políticos y en su comportamiento que raya en el delito o presuntamente delictivo. Dicho de otra manera: la dimensión delictiva del deporte, igual que la política, es considerada como una dificultad o problema a ser superada o corregida por la propia dinámica deportiva, y por lo tanto, no son analizables.

La preeminencia de la concepción positivista explica la escasez de estudios sobre la dimensión delictiva del deporte, así como la poca profundidad de buena parte de los existentes. La mayoría son sobre hechos convertidos en escándalos mundiales, suele hacerse su abordaje en el momento que ocurren, son análisis coyunturales.

Llamando la atención que muchos de los estudios más serios y profundos provienen principalmente de periodistas. Particularmente, han sido relevantes los trabajos de Andrew Jennings en 1992, 1996 y 20065.

El descubrimiento en 2014-2015 de la MACRO TRAMPA en el atletismo y en mayo 2015 el FIFA GATE en el fútbol, expresó de manera inédita la dimensión delictiva del deporte, fueron mayúsculos escándalos mundiales y produjeron repercusiones como la destitución del presidente de la FIFA, Joseph Blatter, “sustitución” de Lamine Diack en la presidencia de la Federación Internacional de Atletismo (FIAA) y suspensión de Rusia del atletismo mundial. No faltaron opinadores de oficio y analistas que usaron la palabra mafia para referirse de alguna manera a estas realidades.

Empezamos a preguntarnos si es correcta esa calificación de mafia y si no lo es, cómo deben denominarse estos nuevos fenómenos delictivos. Claro, teniendo en cuenta que en el deporte para calificar diversas situaciones (semejantes, parcialmente parecidas y hasta distintas al FIFA GATE y la macro trampa del atletismo) pasadas sospechosamente delictivas, se ha utilizado la palabra mafia, generalmente con mucha ligereza y poca profundidad analítica.

Profundizando en el estudio sobre la dimensión delictiva del deporte, consideramos importante destacar los puntos de vista de:

1) El senador estadounidense Richard Blumenthal, miembro de una Comisión del Congreso encargada de investigar la corrupción en la FIFA, a propósito del FIFA GATE 2015:

• Se refirió a la FIFA de esta manera: se nos ha revelado que al mando de este deporte existe una organización criminal al estilo de la Mafia. Quizás el término mafioso sea un insulto para la Mafia, porque la Mafia jamás sería tan desvergonzada, explícita y arrogante en su conducta corrupta

2) El periodista alemán del Süddeutsche Zeitung, Thomas Kistner, en su libro Fifa- Mafia (Córner Editorial, España, 2015), sin mencionar específicamente la palabra mafia califica a la FIFA como tal al sostener que la FIFA funciona desde hace décadas a imagen y semejanza de la familia de Vito Corleone, protagonista de El Padrino.

Los Football Leaks, quince periódicos europeos reunidos en la red European Investigative Collaborations (EIC) 7:

• En 2016 utilizan la expresión conexiones mafiosas en sus reportajes para destapar los secretos de la industria internacional del fútbol. En 2020, revelan más secretos del fútbol como fraude y evasión fiscal, redes de prostitución, conexiones mafiosas, explotación de jugadores menores de edad.

La primera aproximación al estudio de la dimensión delictiva del deporte, la realizamos en 2015 con el trabajo Delitos y amos del deporte en la globalización. Nuestra investigación continuó y usamos la palabra mafia en trabajos publicados en:

2018: Trampa: característica estructural de la Empresa Deportiva Transnacional Atípica de Espectáculo y Entretenimiento (EDTEE) / EDTEE: mafia postmoderna encabezada por la Organización Deportiva Mundial (ODM) o gobierno del deporte y sus socios empresariales transnacionales.
2020: Sociología Política: devela las relaciones de poder en el deporte, su conversión en mafia atípica y papel en procesos políticos que concluyeron en el retorno del Neoliberalismo.

Nuevas interrogantes surgieron concentrando nuestra reflexión:

¿Son conductas propias del crimen organizado las descubiertas en el atletismo 2014- 2015 y en el fútbol 2015?
Dichas conductas responden o se explican: ¿Individualmente, son el resultado de dirigentes deshonestos y corruptos? o ¿Estructuralmente, son producto de procesos histórico-sociales, donde la dirigencia deshonesta es un simple elemento?
¿Sólo el atletismo y el fútbol son afectados por presuntas conductas propias del crimen organizado?
¿Únicamente está involucrada la dirigencia de las Federaciones de Atletismo y Fútbol? ¿Y las demás instancias, organismos, empresas, deportistas-competidores y Estados, participantes en la institución deportiva, No están involucradas en presuntas conductas propias del crimen organizado?
Etc…..
Las respuestas a las preguntas planteadas se resumen en el texto que presentamos hoy, cuyo propósito es demostrar que el deporte en la globalización convertido en Empresa Transnacional Atípica de Espectáculo y Entretenimiento (EDTEE)8, es una mafia post moderna, atípica, poderosa mundialmente, “legal”, considerada social y unánimemente positiva. Se evidencia de manera contundente que:

Está impregnado, signado y recorrido de manera ordinaria, cotidiana, en su lógica, orientación y dinámica de funcionamiento, por elementos fundamentales de conductas propias de la mafia. No se trata de situaciones coyunturales, puntuales, que se presentan en la EDTEE, sino que ha naturalizado, incorporado a su dinámica regular aspectos esenciales del comportamiento delictivo mafioso.
Su atipicidad en la conducta delictiva mafiosa viene dada esencialmente, porque institucionalmente está: 1) Dotado completamente de carácter legal, es una institución jurídico-legalmente reconocida en todos los países mundialmente. No existe ninguna duda o sospecha de su legalidad. 2) Socialmente legitimado y considerado unánimente como positivo.

El papel fundamental desempeñado por la trampa clásica y la trampa “legal”, en el proceso de conversión del deporte en Empresa Transnacional Atípica de Espectáculo y Entretenimiento (EDTEE), es demostrado en el Capítulo Uno.

En el Capítulo Dos se evidencia que el denominado FIFA GATE 2015 como escándalo mundial, fue un catalizador para demostrar que histórica y estructuralmente la EDTEE (sus componentes principales), incurre en conductas propias del crimen organizado.

El Capítulo Tres demuestra que el doping es una trampa “legal” específica, estructural, intrínseca al deporte convertido en EDTEE, que garantiza la producción de récords y campeones exigida cotidianamente por el espectáculo deportivo.

La explicación de la Macro Trampa en el atletismo, en 2014-2015, se realiza en el Capítulo Cuatro, demostrando que se incurrió en conductas propias del crimen organizado.

En el Capítulo Cinco se devela la orientación y dinámica de funcionamiento ordinario del deporte convertido en EDTEE, la lógica y ejercicio del poder en su interior y en la relación que establece con el resto de la sociedad, demostrándose que se han institucionalizado conductas propias del crimen organizado, así como también otras conductas y prácticas delictivas o que rayan en lo delictivo.

Registrar el ejercicio sistemático de la caridad y beneficencia social por los componentes de la EDTEE y analizar la función que cumple como refuerzo del carácter positivo del deporte y forma de ocultar-justificar su comportamiento estructuralmente delictivo, se realiza en el Capítulo Seis.

Describir y analizar la histórica relación de la mafia italiana con el fútbol, se realiza en el

Capítulo Siete

En el Capítulo Ocho se precisa lo que define a la mafia, haciendo una aproximación a la naturaleza y esencia de su comportamiento, para compararlo en el Capítulo Nueve con las conductas propias del crimen organizado que tiene el deporte.

Queremos puntualizar lo siguiente:

• Se pretende analizar aspectos de la orientación, lógica y dinámica de funcionamiento del deporte, más allá de lo expuesto a diario por las transnacionales de la comunicación y de quienes ocupan posiciones relevantes o de poder en el entramado deportivo. Particularmente, se estudia su dimensión delictiva y la relación con el poder, temática abordada con seriedad y profundidad, principalmente, por periodistas independientes, unos auténticos comunicadores sociales, verdaderos profesionales de la información, cuyo compromiso es con la verdad y dotan de herramientas a lectores y lectoras para que se formen su propia opinión.

La deuda de las ciencias sociales con respecto al estudio de la dimensión delictiva del deporte y en general a la realidad del poder: su ejercicio y usufructuo, las relaciones de poder a lo interno y las que establece con el resto de la sociedad.
El trabajo presentado es una reflexión desde la perspectiva del poder, es un estudio de sociología política del deporte. Esta óptica lo signa y lo recorre completamente, es lo que nos ha permitido develar un poco más la realidad deportiva, aproximarnos a su esencia y disponer de un importante bagaje académico-investigativo para continuar la investigación.

Finalmente, si logramos atraer la atención y consulta por un público que exceda el campo académico, al mismo tiempo que nuevos estudiosos, analistas, se sientan incentivados a incorporarse a la investigación de los temas planteados, nos sentiríamos más que satisfechos. Estos fueron, entre otros, objetivos fundamentales que nos planteamos cuando comenzamos la elaboración de este texto.

Para descargar el libro, pulse aquí