Campesinos sin tierra : supervivencia y resistencia en Extremadura (1880-1923) – Martin Baumeister

Descarga (PDF)

«La presente investigación intenta perseguir la interacción entrela situación y el comportamiento de las clases bajas campesinas sobre el trasfondo de un cambio a largo plazo con mayor precisión que lo que se ha hecho hasta ahora desde la perspectiva de la conflictividad agraria. En un primer plano está, por tanto, la cuestión del comportamiento «transgresor» de las clases bajas; aquí entendemos por esto los tipos de comportamiento que están causados por la situación de desigualdad y dependencia y no respetan los límites del sistema dominante. Tres formas de comportamiento entran sobre todo en consideración, que apenas han sido investigadas hasta ahora por la historia social española: en primer lugar,la criminalidad, o mejor dicho, la pequeña delincuencia, preguntándose por su contenido social y por su significación social; en segundo lugar se trata de las acciones colectivas de las clases bajas, es decir, de la protesta tradicional que se articula la mayor parte de las veces por las masas populares en la calle y que se dirige contra las autoridades y los propietarios. Deben ser investigados aquí los ámbitos, las formas, las condiciones de manifestación y las coyunturas de la protesta, sus motivos y los intereses y valores expresadas en ella. De esta protesta tradicional de las clases bajas se diferencia una tercera forma de comportamiento «transgresor»que se limita al mercado laboral y a las relaciones laborales y que atraviesa la distribución tradicional de los papeles entre patronos y obreros: la huelga como forma organizada de consecuión de sus intereses por parte de los obreros asalariados. Esta investigación intenta exponer y explicar estas tres formas de comportamiento desde sus supuestos políticos y socioeconómicos. Al mismo tiempo, sin embargo, y a través del análisis del conflicto y de la protesta, y del comportamiento individual y colectivo «anormal», debe aclararse la situación de las clases bajas campesinas, sus dependencias y espacios de acción, sus intereses y la conciencia de sí mismas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *