Crítica de la modernidad capitalista – Bolívar Echeverría

Descargar (PDF)

Un mismo lugar –sea este el altiplano de México o la Cordillera de Los Andes– fue a comienzos del siglo XVI el escenario de dos dramas diferentes: uno, el de la formación de los imperios indoamericanos, y otro, el de la consolidación de la modernidad europea mediante la formación del mercado capitalista mundial. Gracias a la “proeza de Colón”, dos dramas completamente heterogéneos tuvieron que convivir sobre un mismo terreno, el de los indios, por un lado, y el de los europeos, por otro; dos dramas que sólo llegaron a tocarse tangencialmente en su desenvolvimiento y que sin embargo, así, indirectamente, desataron o precipitaron transformaciones esenciales el uno en el otro: transformaciones que serían definitivamente constructivas en el universo europeo e ineluctablemente destructivas en el universo americano.
…una “superioridad histórica” muy relativa, dado que sólo aparece como tal a la luz del ideal del progreso propio de la modernidad capitalista; una superioridad que, como hoy lo muestra la crisis de esta modernidad, lo era en el plan de dominar a la naturaleza, pero no en el de construir un bienestar social sobre la tierra; plano en el cual ha resultado ser más bien una “inferioridad”… Los españoles no eran más fuertes o más astutos que los indios sino que eran fuertes y astutos de otra manera; de una manera que desarmaba a los indios pues los desafiaba a desenvolverse con un grado de “deshumanización”, por decirlo de alguna manera, que ellos no podían concebir siquiera que fuese posible alcanzar (véase en este libro, El ocaso del Inca).
…De esta forma, se iba consolidando el sistema civilizatorio actual y los resultados y valores que regirán hasta hoy su naturaleza… la modernidad capitalista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *