Entrevistas del viejo topo – Salvador López Arnal (editor)

Descarga (PDF)

«Se recogen en este volumen las entrevistas que he ido publicando a lo largo de estos últimos ocho años en la revista El Viejo Topo. La primera de ellas es la transcripción de una conversación con Alan Sokal sobre Imposturas intelectuales que contó con la inestimable ayuda de Joan Benach, amigo y maestro; la última, una entrevista a Gustavo Duch Guillot sobre agricultura, ecologismo y temas afines. Dos de ellas se ha publicado únicamente en formato electrónico en www.sinpermiso.info, la entrevista a Fernando Broncano sobre ingenieros y ciudadanos (con algún matiz: creo que una revista de ingenieros
industriales la reprodujo en su boletín de agosto de 2007),y la conversación con Antonio Beltrán sobre Talento y poder, un documentadísimo volumen sobre las relaciones entre Galileo y la Iglesia católica
Se presentan aquí alfabéticamente, no cronológicamente, y sin modificaciones.
No es innecesario que el lector repare en la datación de cada entrevista, especialmente en aquéllas en las que el propio transcurrir de las cosas y las situaciones puedan haber hecho matizar o modificar posiciones de la persona entrevistada.
En algunos casos, por motivos de extensión, únicamente por este motivo, la edición en papel tuvo que recortarse. Se da aquí la versión completa. La diversidad de temas tratados puede trasmitir sensación de heterogeneidad.
Está justificada. Están aquí presentes desde la discusión de un  ensayo de epistemología hasta una conversación sobre agricultura, pasando por Kuhn, Gödel, Popper o las desigualdades sociales en salud.
Pero acaso haya un hilo conductor. Por una parte, entrevistas con pensadores, con filósofos que intentan y consiguen renovar y ampliar la tradición marxista; por otra, entrevistas con científicos sensibles a temas sociopolíticos; además de ello, conversaciones con autores en torno a temas sobre los que las izquierdas discuten, combaten y, en algunos casos, asumen ya como motivaciones centrales de su ideario. Finalmente, conversaciones con historiadores o epistemólogos sobre temas científicos o de filosofía e historia de la ciencia.
En síntesis, un intento de aproximación a temas científicos, filosóficos y políticos de actualidad. Si pudiera leerse como una modesta apreciación alejada de toda vanidad, me atrevería a señalar que ése era el modelo sugerido por el clásico. En ese sentido, estas conversaciones sí que son marxistas.
La recopilación resulta escandalosa en un punto no marginal: la total ausencia de mujeres. Espero, sin embargo, que los temas, argumentos, las tesis defendidas, los asuntos tratados, no ostenten atributos masculinos. Sea como fuere, la injustificada ausencia de mujeres figura en mi exclusivo debe
y la inferencia correspondiente es obvia: la rectificación para el futuro se impone sin más dilación.
La ambigüedad del título ha sido buscada: ¡qué más quisiera yo ser un viejo topo! Sin embargo, aprecio mucho, como no podía se de otra forma, la labor de la revista, de sus trabajadores y colaboradores, y estoy convencido de que la publicación, no el que suscribe, y los miembros de sus consejos de
redacción, sí que han demostrado ser, y desde hace ya mucho tiempo, topos maduros e inagotables. No el único desde luego, pero El Viejo Topo sí ha sido uno de los que mejor ha socavado y sigue ayudando a socavar el amplio terreno de las injusticias.
Es innecesario apuntar que el mérito de todos estas conversaciones y entrevistas está en el generoso haber de las personas entrevistadas. Preguntar no tiene un mérito especial y elegir a gentes que tienen algo que decir sólo presupone un mínimo de información, un cierto ojo, la generosidad de
los amigos y los ánimos nunca interrumpidos del director de la publicación, del amigo Miguel Riera.
Debo añadir que, en mi caso, preguntar siempre ha sido además un placer y que no había que tener el ojo muy atento para darse cuenta del interés de la conversación en la totalidad de los casos aquí recogidos. Sin contraejemplo alguno.» (introducción del autor)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *