La creación del patriarcado – Gerda Lerner

Descarga (PDF)

  • La Creación del Patriarcado (The Creation of Patriarchy, 1986), volumen I de Mujeres e Historia: esta obra traza los orígenes de la dominación patriarcal desde la prehistoria. Lerner aporta evidencia histórica, arqueológica, literaria y artística para sostener la idea de que el patriarcado es una creación cultural. En dicha obra, la autora desarrolla las siguientes propuestas principales, basándose en estudios del Próximo Oriente:
    1. La subordinación de la sexualidad femenina, como medio de producción poblacional, precedió a la institucionalización y generalización de la propiedad privada. Por tanto, la emancipación de la mujer, desde un punto de vista histórico marxista, no puede quedar subyugada a la abolición de la propiedad privada, sino que debe situarse en la centralidad del tablero político.
    2. Existe una relación clara entre la aparición del estado y el patriarcado.
    3. La subordinación femenina dentro de los primeros grupos sociales patriarcales sirvió de modelo para la institucionalización de la esclavitud. Las primeras esclavas de guerra fueron principalmente mujeres, procedentes de las poblaciones vencidas. La ampliación de la esclavitud a los hombres se produjo con posterioridad.
    4. Los estados, mediante la creación de diferentes códigos jurídicos, reforzarían el control patriarcal sobre la sexualidad femenina.
    5. Dentro del colectivo masculino, la pertenencia a una clase social determinada ha dependido del acceso a los medios de producción. Sin embargo, dentro del colectivo femenino, la pertenencia a una clase social determinada ha dependido de la sumisión sexual hacia el colectivo masculino. Para ello, se han articulado herramientas diversas que abarcan desde el matrimonio burgués, hasta la prostitución, pasando por el concubinato, dando lugar a una división clasista entre mujeres respetables y no respetables.
    6. Los cambios en la superestructura ideológica, que acompañaron a las modificaciones en las condiciones económico-sociales de las mujeres, se produjeron mucho después y de forma progresiva. Estos cambios significaron la caída de la Diosa Madre y el surgimiento de un monoteísmo patriarcal, atravesando etapas de politeísmo en las que las diosas fueron perdiendo poder dentro de sus respectivas teogonías.
    7. Primeramente, la función de controlar la fertilidad dejará de depender exclusivamente de la Diosa Madre, entrando en juego figuras masculinas, tanto divinas como reales. La función procreadora quedará separada de la actividad sexual. La Diosa Madre se convertirá en consorte del principal dios masculino.
    8. Con el monoteísmo hebreo, un nuevo Dios omnipresente y todopoderoso se apropiará no solo de la capacidad creadora, sino también de la función femenina de procreación. La sexualidad femenina, más allá de las funciones reproductivas, quedará demonizada.
    9. La alianza entre Dios y la comunidad de creyentes será una alianza masculina y patriarcal. Las mujeres quedarán física y simbólicamente excluidas, pudiendo solo participar a través de su papel como madres.
    10. Finalmente, a la metáfora hebrea se sumará la filosofía sexista aristotélica. De esta forma, filosofía y religión conformarán una alianza machista, consolidando el patriarcado occidental. La subordinación femenina quedará naturalizada y, por tanto invisibilizada. (Wikipedia)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *