La revolución francesa – George Rudé

Descarga (PDF)

«Por lo tanto, parece que la Revolución Francesa ha sido el resultado tanto de factores de gran alcance como de factores inmediatos, que se originaron en las condiciones sociopolíticas y en los conflictos del
ancien régime. Los antiguos agravios de los campesinos, los habitantes urbanos y la burguesía; la frustración de las nacientes esperanzas de la burguesía y los campesinos acomodados y “medios”; la insolvencia y el derrumbe del gobierno; una “reacción feudal” real, o por lo menos percibida; los reclamos y la intransigencia de una aristocracia privilegiada; la difusión de ideas radicales en amplios
sectores del pueblo; una honda crisis económica y financiera; y los sucesivos “desencadenantes” de la quiebra estatal, la revuelta aristocrática y la rebelión popular: todos estos factores representaron un papel. ¿Esos factores explosivos fueron peculiares de Francia?
Considerados individual o aisladamente, la respuesta es negativa. Si excluimos los “desencadenantes” definitivos, tensiones, crisis y frustraciones semejantes aparecieron, en distintas formas, a menudo
complementadas con una pobreza más profunda, en otros países europeos contemporáneos. Entonces, ¿por qué hubo una revolución en Francia en 1789 y no en otros lugares? O también podemos conferir
distinta forma al interrogante y preguntar, como hace Jaçques Godechot después de examinar los disturbios y los alzamientos en las grandes ciudades –incluso Londres, Bruselas y Amsterdam, pero no
París– durante la década de 1780: “¿Por qué los disturbios que estallaron en capitales extranjeras,
y sobre todo en Londres, no acarrearon el derrumbe del Antiguo Régimen, o de los poderes reales o aristocráticos en presencia de las masas insurgentes?”

La respuesta breve tiene que ser que, por diferentes razones, los factores que hemos observado en la Francia del siglo XVIII no aparecieron en una combinación análoga en otro sitio cualquiera de Europa. En algunos, principalmente en los países orientales, faltaron visiblemente dos factores: una clase media importante y “desafiante”, y un cuerpo muy difundido de ideas políticas radicales». (de la Introducción)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *