Luchas autónomas en los años setenta : del antagonismo obrero al malestar social – Espai en Blanc (coord.)

Descarga (PDF)

«Este libro forma parte de un complejo dispositivo que consta de una web-archivo digital (www.luchasautonomas.net), un DVD con un documental, además del propio libro. En sí mismo, este dispositivo (libro, web, DVD y las presentaciones asociadas) quiere ser una intervención política. Es ya un lugar común afirmar que todo pasado es necesariamente un pasado construido. Pero hay que añadir, en seguida, que dicha construcción incide sobre el presente, en la medida que determina el campo de lo que es posible y lo que no es posible. Más exactamente: la construcción del pasado supone –y es así siempre que se persigue asentar una posición de poder– una reducción de la complejidad dirigida a poder controlar mejor el propio presente. Por eso, porque explicar lo acontecido es, a la vez, fijar los límites de las experiencias actuales, creemos que es necesario proyectar una mirada hacia el pasado pero desde las necesidades de la actualidad.
Una mirada al pasado desde hoy
Una mirada al pasado desde hoy es una mirada intempestiva, y por lo tanto política. Cuando afirmamos que nuestra mirada al pasado desde hoy es una intervención política, lo decimos en un doble sentido. 1) Se trata de una intervención política sobre la memoria misma. Para ello queremos recuperar la memoria del otro movimiento obrero. Con el término «otro movimiento obrero» designamos las prácticas anticapitalistas de autoorganización y acción directa que se desplegaron en el Estado español, especialmente durante los años reseñados. Este otro movimiento obrero que tuvo una gran fuerza, se encuentra detrás de las principales huelgas y enfrentamientos con la dictadura, protagonizando luchas autónomas muchas veces al margen de los partidos y sindicatos aún ilegales. Las luchas autónomas inventaron formas de resistencia igualitarias y antijerárquicas, cuya voluntad era llevar más lejos la transición democrática. De aquí que esta recuperación de la memoria sea, a la vez, una reescritura de la transición democrática. 2) Pero se trata también de una intervención política sobre la actualidad.
Caracterizar la actualidad en que vivimos es bastante fácil. La realidad y el capitalismo son una y la misma cosa. Lo que es igual que decir, que nada escapa al capital, porque habiendo triunfado contra sus enemigos, el capital se ha desbocado. La globalización neoliberal no es más que la repetición, en todo lugar y tiempo, de este desbocamiento. Sin entrar a describir la compleja fenomenología que se inaugura con la era global, basta sólo constatar uno de los efectos más importantes. La realidad –hecha una con el capitalismo– se ha cerrado sobre sí misma, y la obviedad es lo que efectúa ese cierre en falso. Todo se presenta, desde la precariedad a las múltiples guerras existentes, con la naturalidad de lo que se impone sin posible apelación. Mirar al pasado para explicar cómo hemos llegado a la situación en la que estamos, es el primer paso para salir de la impotencia.
Decimos, pues, una sola y única intervención. Contra la memoria domesticada que encadena y contra la obviedad que hunde en la impotencia. Leer radicalmente el pasado para actuar abriendo espacios
en el presente. Actuar sobre el pasado para leer en el presente caminos de lucha». (de la Introducción)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *