Testamento – Eugen Varga

Descarga (PDF)

«El texto que damos a conocer bajo el rótulo «Testamento de Varga» no es propiamente un ensayo en el sentido tradicional sino, más bien, lo que los rusos conocen por «konspekt», es decir, un «proyecto de ensayo». Fue publicado por primera vez en la URSS en una revista clandestina, «Phenix», que dirigía Galanskov y desde entonces ha sido difundido profusamente en los medios críticos del oficialismo soviético. La causa reconocible de este, aunque subterráneo, aunque enorme éxito publicístico, hay que situarla, no sólo en la lucidez excepcional del «Testamento» -auténtica exposición de verdad por encima de tabúes-, sino, además, en la personalidad del autor. Porque, efectivamente, nadie en la propia URSS podía considerar a Eugen Varga como un mero «disidente» y aún mucho menos como un «antisoviético», pues, al contrario que tantos otros condenados al ostracismo, Varga gozó hasta su muerte, en 1964, de gran prestigio científico y, lo que es más, de importantes responsabilidades en el seno de la economía soviética. Para un hombre como Varga de militancia comunista tan dilatada, desde su participación en la Revolución hungara de 1919 (fue comisario del pueblo de economía en el gobierno revolucionario de Bela Kun) hasta sus responsabilidades en la política económica soviética en los tiempos de Lenin y Stalin (fue consejero de Lenin y, a partir de 1927 director del Instituto de Economía de la URSS), este «proyecto de ensayo» tiene, en efecto, un sentido testamentario, por cuanto se propone la legación de una autocrítica que partiendo de la posición crítica individual ofrece decisivos elementos para el análisis de la sociedad soviética. Para esta edición, siguiendo la propuesta de Roger Garaudy para la versión francesa, adjuntamos al «Testamento» los textos de Lenin a los que hace referencia Varga. En ausencia de una edición castellana de las obras completas de Lenin, damos como referencia de los fragmentos de Lenin, la francesa publicada por Editions Sociales bajo la dirección del propio Garaudy». (Nota editorial)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *