Crítica de la razón instrumental – Max Horkheimer

Descarga (PDF)

«Respondiendo a los deseos de publicar mis escritos en su totalidad me he decidido a seleccionar, por lo pronto, los trabajos que realicé desde mediados de la década del cuarenta.
Surgieron al margen de mi actividad práctica, de la organización de los Studies in Prejudice, de la administración académica, de la reconstrucción del instituto de Investigación Social, de los esfuerzos en pro de la reforma educacional. Me doy cuenta, ciertamente de pie tales deseos se refieren a aquel período en que [9] surgió la teoría crítica, ante todo los ensayos publicados en la revista que yo dirigía, editada por Alcan en París, como asimismo los estudios inéditos y, no por último, la Dialektik der Aufklärung (Dialéctica del Iluminismo*), agotada desde hace mucho tiempo y de la que es coautor mi amigo Adorno. Con el fin del nacionalsocialismo 􀂲así creía yo entonces􀂲 amanecería en los países progresistas un nuevo día, ya sea mediante reformas o por una revolución, y comenzaría la verdadera historia de la humanidad. Junto con los fundadores del 􀂳socialismo científico􀂴 había creído que necesariamente se extenderían por el mundo los logros culturales de la época burguesa, el libre despliegue de las fuerzas, la
productividad intelectual, sin llevar ya el estigma de la violencia y la explotación.

Sin embargo, lo que he experimentado desde aquellos tiempos no dejó de afectar a mi pensamiento. Sin duda alguna, los Estados que se llaman comunistas y se sirven de las mismas categorías marxistas a las que tanto debe mi esfuerzo teórico, no se encuentran hoy día más próximos al advenimiento de aquel nuevo día que los países en los cuales por el momento no se ha extinguido todavía la libertad del individuo. En tal situación han de publicarse ahora, junto con algunos otros ensayos, por lo pronto las reflexiones sobre la razón. Inmanentes también en tos estudios anteriores, estas reflexiones pueden servir hoy de base a la duda 􀂲de máxima gravitación teórica􀂲 respecto al punto hasta el cual el reino de la libertad, una vez realizado, no ha de transformarse necesariamente en su contrario, en la
automatización de la sociedad y de la conducta humana.» (del Prefacio a la 2ª edición)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *