El pasado eterno : la egiptología en el cine – Pepe Gutiérrez Álvarez

Descarga (PDF)

«Con todo, se puede por lo tanto hablar de una importante egiptomanía cinematográfica, de una filmografía susceptible de ofrecer una aproximación didáctica, iniciadora. Y desde ese punto de vista se podría justificar un trabajo como éste, obra de alguien educado en la Historia más tradicional, que descubre en el cine la existencia de otros mundos, y entre ellos el del Antiguo Egipto. Del cine a la literatura, de la literatura a las obras de divulgación, que –como no podía ser menos- también deben ser parte de un debate necesario, un debate didáctico que el cine –no nos cansaremos de repetir- puede facilitar singularmente. Resulta totalmente posible mediante el método cine-clubista conectar el cine con su propia historia y con la Historia, en este caso la egipcia, algo que se puede hacer tanto desde el beneplácito como desde la crítica. Como me gusta repetir, he tratado de escribir el libro que me habría gustado tener a mano cuando soñaba con saber mucho más sobre una civilización que la mayoría ha podido conocer al menos en sus primeros trazos y con todo su esplendor desde una butaca, delante de una enorme pantalla blanca rodeada de oscuridad.
Esto ha cambiado, ahora la pantalla grande y la sala oscura se entienden como una excepción, en tanto que se ve más cine que nunca, si bien se hace mediante la pequeña pantalla y a través de diversos formatos, últimamente el DVD. El punto a favor actual es que viene a ser posible ver las películas que quieras y la posibilidad del coleccionismo está muy al alcance, de forma que es posible programar ciclos propios y revisar no importa qué tipo de películas. En el caso de Egipto, es posible ver una película sobre el Valle de los Reyes antes o después de un buen documental y/o revisando un buen libro. Eso es lo ha
hecho el autor de estas líneas en un trabajo que comenzó como un bosquejo hará unos diez años y sobre el que ahora ofrece este libro en forma de recapitulación.
Espero que –dentro de su modestia- este trabajo contribuya a animar a los lectores en este sentido.» (de la Introducción del autor)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *