Hacia un Marx desconocido : un comentario de los Manuscritos del 61-63 – Enrique Dussel

Descarga (PDF)

Entre agosto de 1861 y julio de 1863, Marx escribió veintitrés Cuadernos de apuntes que fueron publicados por primera vez de 1976 a 1982. Este material fue consultado por Engels y Kautsky para
publicar los tomos II, III y IV de El capital. Desconocidos por la tradición marxista posterior, se trata de 1 472 folios manuscritos que consisten en 2 384 páginas editadas. Este enorme material, del cual Engels había realizado una rápida descripción en el prólogo del tomo II de El capital, es un estadio intermedio entre los Grundrisse de 1857-1858 y la redacción de los Manuscritos del 63-65 y del tomo I de El capital (que apareció en 1867). Hasta el presente, no hemos encontrado ninguna obra que trate in extenso todos estos Manuscritos del 61-63, aunque hay algunos trabajos parciales, como los de W .S. Wygodski, El devenir de la teoría económica de Marx, o, del mismo autor, La historia de un gran descubrimiento; Manfred Müller, Sobre la senda hacia “El capital”; Walter Tuchscheerer, Antes del surgimiento de “EI capital”. El “Projektgruppe Desarrollo del sistema marxiano” ha publicado: ¿El IV tomo de “El capital”? Comentario a la “Teorías sobre el plusvalor”,  el cual consideraremos en su momento. Y, por último, existe también la reciente obra de varios autores, entre ellos los editores de los Manuscritos del 61-63, bajo el título El segundo esbozo de “El capital”.
Sin embargo, no hemos querido comenzar en 1861, porque nos enfrentaríamos directamente con el “Capítulo III” de la futura obra. Terminamos nuestro trabajo anterior9 con las obras de Marx producidas hasta diciembre de 1858, para poder arrancar con ésta en enero de 1859, e incluir así los capítulos I y II, que al tratar sobre la mercancía y el dinero constituyen el contenido de la Contribución a la crítica de la economía política.
Es decir, abarcaremos cuatro años y medio (de los 40 a los 45 años de la vida de Marx) -de enero de 1859 a julio de 1863-, época en que Marx vivía en la casa situada en Grafton Terrace 9, no lejos del hermoso Hampstead Heath (parque en el que Marx amaba pasear cuando podía, ubicado cerca del cementerio de
Highgate donde reposan sus restos mortales). Fueron tiempos sumamente duros para Marx y su familia; la pobreza (la miseria casi), la enfermedad y hasta la soledad (hasta 1864 no se fundaría la  Internacional) preocupaban hondamente a aquel hasta ese entonces casi ignorado exiliado alemán en Londres. (de las Palabras preliminares del autor)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *