Texto completo del discurso de toma de posesión de Rafael Correa como Presidente del Ecuador

Rafel Correa

Queridos Compatriotas:

Hace ya más de 50 años, cuando nuestro país estaba devastado por  la guerra y el caos, el gran Benjamín Carrión expresaba la necesidad  de volver a tener Patria. Esta frase fue la inspiración de un puñado  de ciudadanos que decidimos liberarnos de los grupos que han mantenido  secuestrada a la Patria, y así emprender la lucha por una Revolución  Ciudadana, consistente en el cambio radical, profundo y rápido del  sistema político, económico y social vigente, sistema perverso que  ha destruido nuestra democracia, nuestra economía y nuestra sociedad.

De esta forma empezamos  esta cruzada llamada Alianza PAIS, más que con un lema de campaña,  con una esperanza: la Patria Vuelve, y, con ella, vuelve el trabajo,  vuelve la justicia, vuelven los millones de hermanos y hermanas expulsados  de su propia tierra en esa tragedia nacional llamada migración.

Esta esperanza de unos cuantos se expandió cual fuego en pajonal, y  se convirtió en la esperanza y decisión de todos los ecuatorianos  que, en Noviembre 26 del 2006, escribieron una gesta heroica en el país  y empezaron una nueva historia. Hoy, la patria ya es de todos.

Sin embargo, la lucha recién empieza. Noviembre 26 no fue un punto  de llegada, fue un punto de partida, La Revolución Ciudadana recién  se ha iniciado y nadie la podrá parar, mientras tengamos a un pueblo  unido y decidido a cambiar.

Eje I.- Revolución constitucional      El primer eje de esa revolución ciudadana es la revolución constitucional.  El mandato de la ciudadanía fue claro: queremos una transformación  profunda, nuestras clases dirigentes han fracasado, queremos una democracia  donde se oiga nuestra voz, donde nuestros representantes entiendan que  son nuestros mandatarios, y que los ciudadanos somos sus mandantes.

La institucionalidad política del Ecuador ha colapsado, algunas veces  por su diseño anacrónico y caduco, otras por las garras de la corrupción  y las voracidades políticas. El reparto que refleja la Constitución  vigente, a través de la politización de autoridades de control, tribunales,  etc., ha desestabilizado e inmovilizado al país. El Congreso Nacional,  supuestamente máxima expresión de la democracia representativa, no  es percibido por la ciudadanía como su representante. Por el contrario,  su pérdida de credibilidad refleja el desencanto de millones de hombres  y mujeres que ansían un cambio. Las reformas anheladas no pueden limitarse  a maquillajes. América Latina y el Ecuador no están viviendo una época  de cambios, están viviendo un verdadero cambio de época. El momento  histórico de la Patria y de toda el continente, exige una nueva Constitución  que prepare al país para el Siglo XXI, una vez superado el dogma neoliberal  y las democracias de plastilina que sometieron personas, vidas y sociedades  a las entelequias del mercado.

El instrumento fundamental para este cambio es la Asamblea Nacional  Constituyente. En pocos minutos más, cumpliendo el mandato que el pueblo  ecuatoriano me entregara el 26 de Noviembre pasado, y en uso de las  atribuciones que la actual Constitución Política del Estado me confiere,  convocaré a la consulta popular para que el soberano, el pueblo ecuatoriano,  ordene o niegue esa Asamblea Nacional Constituyente de plenos poderes  que busque superar el bloqueo político, económico y social en el que  el país se encuentra.

Gracias al respaldo mayoritario a nuestra propuesta de transformació  n, las resistencias de algunas fuerzas políticas tradicionales han  dado paso a un consenso de aceptación a nuestro proyecto, sin que haya  mediado para ello ningún acuerdo oscuro o subterráneo. No negociaré  con nadie la dignidad de la Patria. La Patria ya no está en venta.  El oprobio del pasado histórico, con la venta de la bandera o pactos  que canjeaban votos por prebendas, ha terminado para siempre.

Eje II.- Lucha contra la corrupción    El segundo eje de la  revolución ciudadana es la lucha contra la corrupción, mal enraizado  en nuestra sociedad, pero también exacerbado por modelos, políticas  y doctrinas que ensalzaron el egoísmo, la competencia y la avaricia  como el motor del desarrollo social.

Estas aberraciones también tuvieron fuertes efectos en la seguridad  ciudadana y en los niveles de violencia, no solo por la inequidad y  pauperización que las políticas aplicadas en los últimos años han  generado, sino también porque si la competencia es buena en lo económico,  ¿por qué no también competir en las calles? Para esa lucha contra  la corrupción hemos buscado y seguimos buscando los mejores hombres  y mujeres que con manos limpias, mentes lúcidas y corazones ardientes  por la Patria, dirijan las diferentes instituciones del Estado, y, desde  ahí, con todo el respaldo político de la Presidencia de la República,  eliminen, con su ejemplo y su consagración ciudadana, este nefasto  mal.

De igual manera, se mejorará la información del sector público, con  proyectos como el gobierno electrónico, para que los ciudadanos puedan  saber en qué se utilizan sus dineros, comparar precios unitarios de  las compras públicas, etc. Endureceremos leyes que impidan la corrupción,  como la Ley de Enriquecimiento Ilícito, y se la extenderá al sector  privado, que también deberá justificar de dónde proviene su riqueza.  Sin embargo, la lucha contra la corrupción debe ser la lucha de todo  un pueblo, por lo que se organizarán veedurías ciudadanas en las instituciones  susceptibles a la corrupción.       El perdón y olvido a nivel social, se llama impunidad, por lo que jamás  olvidaremos los crímenes de los banqueros corruptos que nos quebraron,  los atentados contra los derechos humanos, y otros tantos delitos y  atracos aún sin sancionar.

Por otro lado, hay varias formas de corrupción, desde lucrar con dineros  del Estado, hasta la evasión de impuestos, pasando por comportamientos,  estructuras y, paradójicamente, leyes corruptas.

¿Acaso no fue corrupción los 18 jubilados muertos que tuvimos en el  2003 cuando pidieron por cerca de 2 meses un incremento de sus míseras  pensiones? No los olvidamos, compañeros jubilados. ¿Acaso no fue corrupción  el canje de deuda del año 2000, que explícitamente buscó mejorar  el precio de los bonos en beneficio de los acreedores, mientras que  el país estaba destruido? ¿Acaso no es corrupción la existencia de  bancos centrales completamente autónomos, cuya opulencia es un insulto  a la pobreza de nuestra gente, y que, además, no responden a controles  democráticos, pero sí a burocracias internacionales? ¿Acaso no fue  corrupción la Ley de Garantía de Depósitos, impuesta por el poder  político de los banqueros, que obligó al Estado a garantizar el 100%  de los depósitos bancarios, sin límites de monto, días antes de la  quiebra generalizada de los bancos? Todo esto nos llevó a la dolarización  de la economía, cuando en 1999 el Banco Central triplicó la emisión  monetaria para el salvataje bancario. Hoy, ya no tenemos moneda nacional,  no está más la simbología heroica del Mariscal de Ayacucho, pero  los culpables de esta destrucción, la banca y el Banco Central, están  más prósperos que nunca.

¿Acaso no es corrupción la existencia de leyes absurdas como la Ley  de Transparencia Fiscal, que limita cualquier gasto, menos el servicio  de la deuda?.

¿Acaso no fue corrupción esa barbaridad llamada Fondo de Estabilización,  Inversión y Reducción del Endeudamiento Público -el tristemente célebre  FEIREP- que con los recursos de la nueva extracción petrolera garantizaba  el pago de deuda y recompraba ésta en forma anticipada y pre anunciada?  De esta forma, nos han robado nuestro dinero, nuestros recursos naturales,  nuestra soberanía… Pese a que la mayoría de estos hechos, por haber  estado amparados en leyes corruptas, quedarán en la impunidad, el 26  de Noviembre del 2006 el pueblo ecuatoriano ya condenó a sus autores  y actores al basurero de la historia.

Eje III Revolución Económica.

La política económica seguida por Ecuador desde finales de los ochenta  se enmarcó fielmente en el paradigma de desarrollo dominante en América  Latina, llamado ‘neoliberalismo’ , con las inconsistencias propias de  la corrupción, necesidad de mantener la subordinación económica y  exigencia de servir la deuda externa. Todo este recetario de políticas  obedeció al llamado ‘Consenso de Washington’, supuesto consenso en  el que, para vergüenza de América Latina, ni siquiera participamos  los latinoamericanos. Sin embargo, dichas ‘políticas’ no fueron solo  impuestas, sino también agenciosamente aplaudidas, sin reflexión alguna,  por nuestras élites y tecnocracias.

Los resultados de estas políticas están a la vista, y después de  quince años de aplicación, las consecuencias han sido desastrosas.  El Ecuador apenas ha crecido en términos per cápita en los últimos  tres lustros, la inequidad ha aumentado, y el desempleo se ha duplicado  con relación a las cifras de inicios de los noventa, pese a la masiva  emigración de compatriotas ocurrida en los últimos años.

Se llegó al absurdo de defender como ‘prudentes’ políticas que destruyeron  empleo, como aquellas aplicadas en los años 2003-2004. El dogmatismo  fue tan grande, que se llamó ‘populismo’ a cualquier cosa que no entendiera  el dogmatismo neoliberal. Por el contrario, cualquier cantinflada en  función del mercado y del capital, se la asumió como ‘técnica’, en  un verdadero ‘populismo del capital’. Recordemos a manera de ejemplos,  los bancos centrales autónomos y sin control democrático, el simplismo  del libre comercio, las privatizaciones, la dolarización y tantas otras  barbaridades.

Estas políticas han podido mantenerse sobre la base de engaños y actitudes  antidemocráticas por parte de los beneficiarios de las mismas, con  total respaldo de organismos multilaterales, los cuales disfrazaron  de ciencia a una simple ideología, y cuyas supuestas investigaciones  científicas se acercaron más a multimillonarias campañas de marketing  ideológico que a trabajos académicos. Estos organismos también se  convirtieron en representantes de los acreedores y en brazos ejecutores  de la política exterior de determinados países, por lo que, además  del fracaso económico, también se ha mermado la soberanía y representatividad  del sistema democrático, siendo ésta una de las principales fuentes  de ingobernabilidad en el país, incomprensible para la tecnocracia.

Felizmente, como decía el General Eloy Alfaro, la hora más oscura  es la más próxima a la aurora, y el nefasto ciclo neoliberal ha sido  definitivamente superado por los pueblos de nuestra América, como lo  demuestran los procesos de Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela, Bolivia,  Chile, Nicaragua y ahora Ecuador.

De esta forma, la nueva conducción económica del Ecuador priorizará  una política digna y soberana, es decir, más que liberar mercados,  liberar al país de los atavismos y poderosos intereses nacionales e  internacionales que lo dominan; con una clara opción preferencial por  los más pobres y postergados; y priorizando al ser humano sobre el  capital.

Sin embargo, Ecuador y Latinoamérica deben buscar no solo una nueva  estrategia, sino también una nueva concepción de desarrollo, que no  refleje únicamente percepciones, experiencias e intereses de grupos  y países dominantes; que no someta sociedades, vidas y personas a la  entelequia del mercado; donde el Estado, la planificación y la acción  colectiva recuperen su papel esencial para el progreso; donde se preserven  activos intangibles pero fundamentales como el capital social; y donde  las aparentes exigencias de la economía, no sean excluyentes y, peor  aún, antagónicas del desarrollo social.

Política soberana de endeudamiento y manejo de la deuda pública.

Con respecto a la deuda externa, uno de los principales desafíos del  Ecuador es vencer la cultura de endeudamiento que hemos adquirido a  través de los años, y que nos ha llevado a una situación de sobre  endeudamiento altamente costosa para el país.

Con la nueva política de endeudamiento el país deberá utilizar tanto  ahorro interno cuanto sea posible, y solo endeudarse cuando sea estrictamente  indispensable. Para ello, se redefinirá la política de endeudamiento  con los organismos multilaterales y gobiernos, y los préstamos externos  se usarán fundamentalmente para inversiones productivas que generen  flujo de divisas para pagar los préstamos, mientras que los proyectos  sociales se financiarían con recursos propios.

Sin embargo, no habrá solución integral al problema de la deuda mientras  no haya reformas a la arquitectura financiera internacional, por lo  que es necesaria una acción concertada de los países deudores para  redefinir el criterio de sustentabilidad del servicio de la deuda, determinar  la deuda externa ilegítima, así como promover la creación de un Tribunal  Internacional de Arbitraje de Deuda Soberana. Desde un punto netamente  financiero, la sustentabilidad del servicio de la deuda significa todo  lo que un país pueda pagar sin comprometer flujos financieros futuros,  independientemente de los niveles de bienestar al que someta a su población.  Un criterio de sustentabilidad adecuadamente definido debe considerar  implicaciones de bienestar, como por ejemplo, el servicio de deuda que  permita a los países endeudados alcanzar las Metas del Milenio. Por  otro lado, existe deuda externa ilegítima, adquirida en situaciones  dudosas, que no se utilizó para los fines para los que fue contratada,  o que ya ha sido pagada varias veces. Luego de definir adecuadamente  el criterio de sustentabilidad y lo que es deuda ilegítima, un Tribunal  Internacional, imparcial y transparente, debería decidir la deuda a  pagar, la capacidad de pago y modo de pago de los países endeudados.  Cabe indicar que en estos momentos, no existe dicho tercero imparcial  y los países endeudados tienen que acudir al FMI, es decir, al representante  de los acreedores.

Por otro lado, mientras los países latinoamericanos deben y transfieren  ingentes cantidades de recursos al primer mundo, lo cual impide su desarrollo,  al mismo tiempo, los países de la cuenca amazónica constituyen el  pulmón del planeta, pulmón sin el cual la vida en la tierra se extinguiría.  Sin embargo, por ser el aire puro un bien de libre acceso, nuestros  países no reciben la justa compensación por el servicio que generan.  Con dichos fondos, se podría pagar a los acreedores de los países  endeudados generadores de medio ambiente, sin comprometer el desarrollo  de estos últimos, dentro de una lógica no de caridad, sino de estricta  justicia.

Disminuir dependencia y vulnerabilidad a través de la integración  regional: El Banco del SUR.      Por otro lado, los países latinoamericanos ni siquiera necesitarían  de una condonación de deuda, sino de una adecuada reestructuración  y financiamiento de la misma. De hecho, en el caso de Ecuador, la transferencia  neta con los organismos internacionales es negativa, es decir, en general  es más lo que paga que lo que recibe de estos organismos. Es claro  que no se puede hablar de ayuda para el desarrollo mientras esta situación  continúe. Con la nueva política económica, Ecuador comenzará a independizarse  de los organismos internacionales representantes de paradigmas e intereses  extranjeros, más aún cuando los créditos multilaterales y el financiamiento  en general, son las nuevas formas de subordinar a nuestros países.

Por otro lado, al mismo tiempo que los países latinoamericanos buscan  financiamiento, la región tiene centenas de miles de millones de dólares  en reservas invertidos en el primer mundo, lo cual constituye un verdadero  absurdo. Por ello, el traer esas reservas a la región, juntarlas y  administrarlas adecuadamente en un Banco del SUR, es decir, el inicio  de una gran integración financiera, más que un imperativo económico,  constituye un imperativo del sentido común y de soberanía. Para ello,  por supuesto, deberá acabar ese sin sentido técnico de la autonomía  de los bancos centrales, que, a espaldas de nuestros países, envían  nuestras reservas fuera de la región.

El trabajo humano.

Como dice la encíclica Laboren Exercem de Juan Pablo II, el trabajo  humano no es un factor más de producción, sino el fin mismo de la  producción. Sin embargo, el neoliberalismo redujo al trabajo humano  a un simple instrumento más que hay que utilizar o desechar en función  de las necesidades de acumulación del capital. Para esto, se generalizaron  en América Latina formas de explotación laboral bastante bien disfrazadas  con eufemismos como ‘flexibilización laboral’, ‘tercerización’, ‘contratos  por horas’, etc. Cabe indicar que, de acuerdo a múltiples estudios,  esta ‘flexibilización laboral’ ha sido una de las reformas que menos  resultados ha dado en la región, sin que exista con ella mayor crecimiento,  pero sí una mayor precarización de la fuerza laboral, y con ello,  mayor desigualdad y pobreza. Pero incluso si la flexibilización hubiere  dado resultado, no podemos rebajar la dignidad del trabajo humano a  una simple mercancía. Ya es hora de entender que el principal bien  que exigen nuestras sociedades es el bien moral, y que la explotación  laboral, en aras de supuestas competitividades, es sencillamente inmoral.  Uno de las principales razones para la explotación laboral ha sido  la falacia de la competencia. Este es un principio ya bastante cuestionado  entre agentes económicos al interior de un país, pero es un verdadero  absurdo entre países, donde debe primar la lógica de la cooperación,  de la complementaridad, de la coordinación, del desarrollo mutuo. Esta  globalización neoliberal, inhumana y cruel, que nos quiere convertir  en mercados y no en naciones, que nos quiere hacer tan solo consumidores  y no ciudadanos del mundo, es muy similar en términos conceptuales  al capitalismo salvaje de la Revolución Industrial, donde antes de  que, por medio de la acción colectiva, las naciones lograsen en su  interior leyes de protección laboral, la explotación no tuvo límites.  Ya es hora de que, en la búsqueda de una nueva forma de integración  que supere la visión puramente mercantilista, nuestros países adopten  una legislación laboral regional, que recupere la centralidad del trabajo  humano en el proceso productivo y en la vida de nuestras sociedades,  y que evite este absurdo de competir deteriorando las condiciones laborales  de nuestra gente. En todo caso, en Noviembre 26 del 2006, se firmó  también la partida de defunción de la explotación laboral en el Ecuador,  y sobretodo de esa farsa llamada ‘tercerización’.

Eje IV La Revolución en Educación y Salud.

En cuanto a nuestro IV Eje, la revolución en las políticas sociales,  partiremos del principio de que la inversión en el ser humano, además  de ser un fin en sí mismo, constituye la mejor política para un crecimiento  de largo plazo con equidad. Sin embargo, Ecuador es uno de los cinco  países latinoamericanos con menor inversión social por habitante,  siendo su gasto social per cápita aproximadamente la cuarta parte del  promedio de la región. Es necesario, entonces, revertir esta situación,  para lo cual se requiere liberar recursos de otras áreas, y básicamente  del insoportable peso de la deuda externa. Por ello, iremos a una renegociación  soberana y firme de la deuda externa ecuatoriana, y, sobretodo, de las  inadmisibles condiciones que nos impusieron en el canje del año 2000.

No obstante lo anterior, los países exitosos no solo han tenido un  alto capital humano, sino que también han sido sociedades motivadas,  con energías intrínsecas, mirando juntos hacia los mismos objetivos,  socialmente cohesionados, conjunto de características que se conocen  como ‘capital social’.

Lamentablemente, en las últimas décadas es claro el deterioro del  capital social del Ecuador, fenómeno que en gran medida puede ser vinculado  a una estrategia de desarrollo basada en el individualismo de mercado  y a los programas de estabilización y ajuste estructural frecuentemente  diseñados en función del cumplimiento de compromisos externos, obviando  los grandes compromisos nacionales y de esta forma fracturando la cohesión  social.

En consecuencia, nuestra política económica integrará explícitamente  sus efectos sobre el capital humano y social, considerando su preservación  como fundamental para el desarrollo y por encima de temporales y muchas  veces aparentes logros económicos. En este sentido, la política social  debe ser diseñada como una parte fundamental de la política económica,  y no simplemente con un criterio asistencialista y como remiendo de  esta última.

Otro costo desgarrador de la crisis: La Emigración Ecuatoriana.

Sin duda, el mayor costo del fracaso del modelo neoliberal y la consiguiente  destrucción de empleo, ha sido la migración. En la historia política  de América, una de las práticas más aberrantes fue la del destierro,  que se inició con los mitimaes, en transplantes forzosos de comunidades  que fueron disgregadas de su entorno original. La migración supone  precisamente este tipo de ofensas a la humanidad, de desarraigos y desgarramientos  familiares. Los exiliados de la pobreza, en nuestro país, suman millones,  y, paradójicamente, son quienes, con el sudor de su frente, han mantenido  viva la economía a través del envío de remesas, mientras los privilegiados  despachan el dinero hacia el exterior. Solamente la banca ecuatoriana  tiene cerca de dos mil millones de dólares de ahorro nacional depositados  en el extranjero, en nombre, según su particular visión, de supuestas  prudencias, eufemismo que disfraza su falta de confianza y compromiso  con el país. Que a todos les quede claro: a este país lo mantienen  los pobres.

Un agravante a esta situación consiste en que los millones de inmigrantes,  pese a su esfuerzo de Patria y a sostener en gran parte la economía  del país, ni siquiera tienen representación política. Esta situación  inadmisible se empezará a corregir desde la próxima Asamblea Nacional  Constituyente, donde habrá tres asambleístas por parte de esa Quinta  Región del país: los hermanos migrantes. De igual manera se dará  a los migrantes representación legislativa permanente, y se creará  la Secretaría Nacional del Migrante, con rango de ministerios, para  velar eficazmente por el bienestar de nuestros hermanos en el extranjero  y de sus familias en la nación.

Sectores vulnerables de la sociedad

Otro sector de enorme vulnerabilidad en nuestra sociedad es el de la  población carcelaria. Existe en ese laberinto de culpabilidad una suerte  de ciego rumor del que emergen dolor, soledad y desamparo. Las leyes  impuestas en los años noventa en la América Latina suponen que el  problema de la droga solo tiene una salida: la represión, y aquel concepto,  muchas veces agenciado por lacayos, impuso condenas aún más severas  que las aplicadas a delitos contra la vida. Esas sentencias, para hacer  méritos ante patrones extranjeros, jamás consideraron la naturaleza  de la infracción, y, como consecuencia de ello, nuestra población  carcelaria, en un alto porcentaje, no tiene rostro delincuencial, sino  caras de madres solteras, de jefes de familia empobrecidos, de jóvenes  sin trabajo, forzados por la miseria a transportar unos cuantos gramos  de droga, por los que sufren penas de reclusión de 8, 12, 16 años.  A esa población carcelaria no la olvidaremos. Como jamás podremos  olvidar a las internas de la tercera edad sentenciadas por quienes quieren  quedar bien con los patrones; a los extranjeros que se pudren en un  suelo ajeno; a los niños que viven el calvario de pérdida de libertad  de sus padres. No los olvidaremos.

Discriminación.

De igual manera lucharemos contra la discriminación en todas sus formas,  sobretodo la de género y étnica. Aunque todavía nos falta mucho por  hacer, ya hemos dado los primeros pasos al contar por primera vez en  la historia con un gabinete donde más del 40% de sus miembros son mujeres,  así como al tener el primer ministro afroecuatoriano de la historia  del país, nuestro entrañable poeta Antonio Preciado.

Grupos más vulnerables.

Finalmente, no nos olvidamos de los niños de las calles, del trabajo  infantil, de las madres solteras, de los enfermos terminales, de los  discapacitados, y de tantos grupos postergados de nuestra sociedad.  Para ellos, se creará la Secretaría de Solidaridad Ciudadana, a cargo  de ese extraordinario hombre, patriota y compañero de lucha, nuestro  Vicepresidente Lenín Moreno.

Eje V: rescate de la dignidad, soberanía y búsqueda de la integración  latinoamericana.       Ecuador se integra desde hoy y de manera decidida a la construcción  de la Gran Nación Sudamericana, aquella utopía de Bolívar y San Martín,  que, gracias a la voluntad de nuestros pueblos, verá la luz, y, con  sus centellas históricas será capaz de ofrecer otros horizontes de  hermandad y fraternidad a los pueblos sudamericanos, pueblos justos,  altivos, soberanos.

Cuando hace medio milenio los primeros europeos llegaron a las tierras  que hoy se conocen como América, encontraron un paraíso donde los  seres humanos vivían armónicamente con la naturaleza. Por miles de  años, tribus, pueblos y civilizaciones fueron construyendo un mundo  en el que la Paccha Mama, la madre tierra era respetada, porque era  la madre primaria, la madre de todas las madres. Tres siglos de conquista  y de colonia marcaron para siempre a los hombres y a la tierra americana.       Hace más de dos siglos surgen los próceres, indígenas, negros, blancos  y mestizos. Son los hijos del sol y la razón, en la que se destaca  el médico, el precursor, el hombre universal, Eugenio Espejo, que representa  el despertar primero de esta América insurgente.

Miranda consolida el pensamiento en propuesta estratégica y Simón  Rodríguez entiende que las repúblicas sin republicanos se convertirán  en simples republiquetas, como hoy, cuando parafraseamos al maestro  y decimos: una nación sin ciudadanos no es una nación.

Por esos años, un 10 de Agosto de 1809, la llama se enciende en Quito,  conocida desde entonces como Luz de América. Esa generación insumisa  fue exterminada por los colonialistas, pero sería un hombre, único  y genial, quien habría de emprender, desde Caracas, la heroica lucha  de la independencia americana, acompañado de Manuela Sáenz, que tejió  su bandera revolucionaria con retazos de amor, de talento y de decisión  sublime.

Había un solo camino y Bolívar lo comprendió al condicionar nuestro  destino común a la creación de ‘Una Nación de Repúblicas hermanas’.  Doscientos años han pasado sin que el sueño bolivariano pueda concretarse.  ¿Tendremos que esperar doscientos años más para lograrlo? Recordando  al propio Bolívar, cuando los temerosos y los pusilánimes le reclamaban  su vehemencia por la causa de la independencia americana y le decían  que había que esperar, el joven y futuro Libertador les respondió,  ¿es que trescientos años de espera no son suficientes? Y años más  tarde, el gran poeta Pablo Neruda, invocaba al Libertador, al decir:

Yo conocí a Bolívar una mañana larga   En la boca del Quinto regimiento   Padre, le dije   Eres o no eres o quién eres   Y mirando el cuartel de la montaña dijo   Despierto cada cien años cuando despierta el pueblo

Y fue 100 años después de la gesta libertaria bolivariana que volvió  a despertar el pueblo, liderado por el General Eloy Alfaro -discípulo  de Montalvo y amigo de Martí-, para quien ‘en la demora estaba el peligro’.

Ahora, a los cien años de última Presidencia de Alfaro, nuevamente  ese despertar es incontenible y contagioso. Solamente ayer, en el páramo  de Zumbahua, con nuestros hermanos indígenas, se repetía aquel coral  rebelde y cívico que inunda las calles de América: ‘Alerta, alerta,  alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina’       Ahora nos toca a nosotros, Señores Presidentes. Los pueblos no nos  perdonarán si no logramos avanzar en la integración de Nuestra América,  para usar la entrañable concepción de Martí. Por esta historia de  sueños compartidos, el gobierno ecuatoriano manifiesta a sus hermanos  su compromiso profundo con la integración de nuestros pueblos. Esperamos  el regreso de Venezuela a la CAN, para que junto al Mercosur, a Chile,  Surinam y Guayana, se concrete lo antes posible la institucionalizació  n de la Comunidad Sudamericana y las acciones sociales, culturales,  económicas y políticas tan enunciadas y ofrecidas en palabras se hagan  carne y realidad.

El gobierno del Ecuador, como ustedes lo conocen ya, Señores Presidentes  y representantes de los países sudamericanos, ofrece a Quito, Luz de  América, como un espacio para la reflexión y construcción de la Comunidad  Sudamericana. Que la futura Secretaría Permanente se instale en tierras  ecuatorianas, si ustedes señores presidentes lo consideran oportuno  y conveniente. .

Hagamos honor al sacrificio de los próceres y libertadores y al clamor  de nuestros pueblos para que Sudamérica se convierta en ejemplo ante  el mundo de una Gran Nación Sustentable de Repúblicas Hermanas, para  el bien nuestro y ejemplo para toda la humanidad.

Despedida

Queridos ecuatorianos y ecuatorianas: Llegó la hora. No hay que temer  miedo. Aquel que caminó sobre la mar y calmó tempestades, también  nos ayudará a superar estos difíciles pero esperanzadores momentos.  No nos olvidemos que el Reino de Dios debe ser construido aquí, en  la tierra. Pidan por mí para que el Señor me dé un corazón grande  para amar, pero también fuerte para luchar. Martin Luther King decía  que su sueño era ver una Norteamérica donde blancos y negros puedan  compartir la escuela, la mesa, la Nación. Mi sueño, desde la humildad  de mi Patria morena, es ver un país sin miseria, sin niños en la calle,  una Patria sin opulencia, pero digna y feliz

Una Patria amiga, repartida entre todos. Ahora, con el corazón les  repito: jamás defraudaré a mis compatriotas, y consagraré todo mi  esfuerzo, con la ayuda de Dios y bajo las sombras libertarias de Bolívar  y de Alfaro, a luchar por mi país, por esa Patria justa, altiva y soberana,  que todos soñamos y que todos merecemos.

Dios bendiga al pueblo ecuatoriano.   Mashikuna  Ñami punchaka chayashka   Shuk shikan, mushk llaktata shaychinaka usharinmari   Ñukanchik gobiernoka tukuy runakunapa gobiernomi kanka.     Pi mana ñukanchikta atinkakunachu.     ¡Apunchik ñukanchik llaktata bediciachun!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *