La otra economía que NO nos quieren contar de Eduardo Garzón Espinosa

Jaime Ramajo Escalera

Tenía que pasar y ha pasado. Así como en la teoría de la ciencia, se ha pasado de tener una visión unificada y coherente (Newton) a dos “visiones” una micro, (para el mundo atómico) y otra macro, (para el universo), en la teoría económica había una visión unificada que explicaba y conectaba tanto el mercado de bienes y servicios como el mercado financiero. Esta teoría, era el modelo IS – LM y o de Hicks-Hansen [1] un hermoso modelo matemático que permitía entender TODA la macroeconomía y sus interrelaciones y que sintetizaba y daba un corpus matemático (¡con la respetabilidad científica que eso genera!) a las teorías monetarias y neo-liberales. Este modelo, hasta hace poco, era el que tenía en su cabeza desde los más sesudos asesores del FMI hasta todos los profesores de economía de todas las facultades económicas. Pero eso modelo hacía mucho tiempo que hacía aguas. Muchos comportamientos de los mercados reales y financieros no se ajustaban al modelo y lo que se hacía era incrementar su complejidad añadiendo parámetros y correctores (ya se sabe que la realidad tiene la mala costumbre de ir en contra de una buena teoría).

Hasta que al final, ha sucedido: la Teoría Monetaria Moderna ha dado un puñetazo encima de la mesa y ha dicho lo que todos sabíamos: el emperador está desnudo. El monetarismo es sólo UNA de las visiones de la realidad financiera y no precisamente la más acertada. Si la creación de dinero genera inflación… ¿cómo es posible que la mayor parte del dinero del mundo sea dinero bancario (dinero creado por los bancos al conceder un crédito) y aquí no pase nada? ¿No será que el dinero no es más que una unidad de cuenta y no un depósito de valor? Cada vez que un banco genera un crédito, al ser solo un apunte contable, no crea nada. Ni siquiera tiene que “imprimir” un billete, como un banco central. De hecho, frente da 7,6 billones de dólares que son las monedas y billetes físicos, hay unos Pasivos Monetarios (deudas de Gobiernos, empresas y familias) de 215 billones de dólares[2].

Y el monetarismo, absurdamente obsesionado por la inflación que puede generar la creación de dinero sólo por parte de Gobierno no explica esto. ¿Genera inflación monetaria sólo el dinero creado por el Gobierno y el de los bancos privados NO? ¿O será que la relación tipo de interés – inflación (curva LM) sigue otro rollo?

Eduardo Garzón, explica brillantemente cómo el dinero no es un depósito de valor, si no una unidad de cuenta. Le da un repaso a la historia de la economía financiera y a la nueva visión de la Teoría Monetaria Moderna, que le quita el tradicional miedo a la inflación por parte de los gobiernos soberanos y explica lo que está sucediendo. Cuando un Estado es fuerte, no hay problema en imprimir dinero, puesto que sólo es un apunte contable, como el de los bancos. Eso explica la situación de USA, que usa y abusa de la creación de dólares en la economía mundial al ser la divisa de las transacciones internacionales. O de Japón con su enorme deuda pública. Cuando hay un Estado Soberano, con seguridad jurídica y una economía real productiva fuerte, no hay que tener miedo a usar la emisión de dinero para conseguir objetivos económicos.

Y esto es revolucionario…. Ya no hace falta recaudar para gastar más. Ya no hace falta preocuparse por la hucha de las pensiones. Solo hay que preocuparse por mantener una economía real con muchos trabajadores. Y si hace falta, que los contrate el Estado. Los impuestos, la emisión de deuda pública son sólo instrumentos para controlar los tipos de interés. Ya no tenemos que preocuparnos que el Estado tenga dinero para tenerlo que gastar, puesto que el Estado ES el dinero, lo puede crear siempre y cuando sea un Estado fuerte y soberano financieramente (no como España, que tiene cedida las competencias al BCE).

¿Y no hay peligro de la temida inflación financiera? La economía es sobre todo REAL y sí puede haber riesgo de burbuja si se emite en exceso. Puede haber inflación, DEBE haber inflación para obligar al dinero a moverse (si no se invierte o gasta, pierde valor), pero los fenómenos de hiperinflación se producen más por inflación de costes (o destrucción de capacidad productiva) que por situaciones financieras.

Cuando el BCE inyecta dinero en los estados, no vienen camiones cargados de dinero de Bruselas. Es sólo un apunte contable. Como los bancos privados al crear una hipoteca. Cuando uno firma una hipoteca no sale con maletín lleno de dinero para entregar de una parte a otra.

No podemos condicionar nuestra economía real por un apunte contable. El miedo a la inflación financiera o a no subir las pensiones no es real. Lo que si necesitamos son Estados fuertes, empleo real y soberanía financiera. El emperador (monetarismo) estaba desnudo. Y la tiene pequeña.

ISBN: 978-84-460-5122-0

Título: La otra economía que NO nos quieren contar.

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

# # # # #


[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Modelo_IS-LM

[2] https://www.eleconomista.es/economia/noticias/8782437/11/17/Cuanto-dinero-hay-en-el-mundo-entero-La-respuesta-en-un-solo-grafico.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.