Indignación ante la inacción oficial en los incendios de Castilla y León

El Cabrero

Con motivo de los recientes incendios que han asolado la Comunidad de Castilla y León en España, publicamos esta nota indignada de un cabrero de la zona, de Zamora, que va a tener que malvender sus cabras. Indignado con los políticos y el abandono social en que se encuentran. El patrimonio natural de Castilla y León está semidestruido y con él, mucho patrimonio rural. Para colmo no terminan de declarar la zona catastrófica y eso significa que explotaciones ecológicas como la de Santiago, de queso de alta calidad, perderán su sello y tardarán tres años en recuperarlo.

 

Una vez más, desde este viejo encinar de Peña el Tanque –únicas encinas salvadas de las llamas, junto a otras pocas de terrenos desbrozados, testigos y ejemplo para lo que hay que hacer , para prevenir los incendios–, contemplo la negra tez de mi pueblo, calcinado por el olvido y la dejación de responsabilidad de aquellos que viven de lo público, solo preocupándose de lo propio.

Contemplo también la vieja espadaña de la Iglesia y las campanas mudas, ya no hay campaneros que toquen, ni a fiesta, ni a luto ni a entierro.

Pasado el horror, no sus daños ni secuelas, con la cabeza más fría y ordenada, casi un mes después de la tragedia, me pregunto :

¿Para que quiero un Ayuntamiento si su Alcalde, aún no se ha dignado preguntarme ni por la salud?

Sabedor y consciente del desastre –San Martín de Tabara es la Zona Cero , ya que se ha calcinado todo el término–, a nivel general y a nivel particular.

¿Para que quiero una Diputación Provincial, si el Diputado de Medio Ambiente y el de Agricultura y Ganadería, han hecho lo mismo que el Alcalde?

Se por las noticias, que el de Medio Ambiente, anda de gira –con fotógrafos y prensa– exponiendo su buen hacer en abastecimiento a pueblos, pero no he visto ninguna foto, relacionada con los pueblos de la tragedia.

A lo mejor –me pregunto–, tomo buena nota de lo que le sucedió a Mañueco en Villanueva de Valrojo y por si acaso, es mejor seguir escondido.

Lo que sería interesante es saber de qué hablaron , en la comilona que tuvieron en Rabanales –en vez de comer un bocadillo con los brigadistas, a pie de el incendio– ¡Qué pena!

Cuando se cansarán estos buitres de comer carnaza, a cuenta de lo público.

Me pregunto también, ¿para que quiero a un presidente de Castilla y León si sigue escondido, culpable a los elementos del desastre?

Pues mire Usted Señor Mañueco:

Un capitán no puede acusar a la mar de su segundo naufragio.

Lo más saludable para esta tierra, que ustedes, con su aptitud, han masacrado, es que se vayan a sus casas, bajen la cabeza de vergüenza y dejen de fingir. De aprovecharse de una tierra, a la que, con su aptitud, se le ha quemado el poco pan que aún quedaba sobre sus mesas.

El Cabrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *