In memoriam William Catton (1926-2015)

Carlos Valmaseda

«En 1921 en las riberas del Volga un corresponsal norteamericano que había llegado para escribir sobre la hambruna en Rusia visitó una comunidad de refugiados. Casi la mitad de los miembros de la comunidad ya había muerto de hambre. La tasa de mortalidad seguía creciendo. Los que todavía seguían vivos no preveían realmente hacerlo durante mucho más tiempo. En un campo contiguo un soldado solitario guardaba un enorme montículo de sacos llenos de grano. El periodista norteamericano le preguntó al líder de barba blanca de la comunidad por qué su gente no reducía a este único guardia, cogía el grano y aliviaba su hambre. El digno anciano ruso explicó que los sacos contenían semillas que iban a ser plantadas en la siguiente estación de siembra. “Nosotros no robamos del futuro”, le dijo.

Hoy la humanidad está empeñada en robar vorazmente del futuro. De eso trata este libro.»

Nos deja otro de los pioneros de los que en los 70 y 80 ya nos avisaba con su libro Overshoot (traducido al español como Rebasados) del rumbo de colisión de nuestra sociedad. El fragmento anterior es el inicio del libro.

Más información: William R. Catton, Jr. – Wikipedia, the free encyclopedia

Quizá Sergio Rossi tenga razón y simplemente, como especie, no somos muy espabilados: Sergio Rossi: «Nos vamos al garete, pero no ponemos remedio porque hay una desconexión cada vez más grande entre nosotros y la naturaleza» – Jot Down Cultural Magazine:

«We are going to the collapse?

Esta frase la oí en un congreso internacional de ecología en 1998. No lo dudes lo más mínimo. El otro día lo hablaba con mi hermano. Acabo de llegar y creo que lo he perturbado [risas]. Me decía que se acaba de leer un libro, La sexta extinción (hay varios de este tipo); me dice que es muy bueno, muy didáctico, «es como el tuyo, muy ilustrativo. ¿Pero qué es lo que pasa? ¿Por qué no reaccionamos?». Y es que es cierto: los que estamos en primera línea de combate, en lo que es la frontera de los cambios del planeta, y entendemos lo que está sucediendo en muchos aspectos, nos estamos dando cuenta de que somos idiotas. Lo pongo muy suave en los libros, pero aquí te lo digo tal cual: he llegado a la conclusión de que somos profundamente estúpidos. A pesar de que se sabe que nos vamos al garete pero no ponemos remedio porque hay una desconexión cada vez más grande entre nosotros y la fuente: la propia naturaleza.»

Por supuesto, el problema no es tan serio. Momento de recordar el gran monólogo de George Carlin: “Al planeta le va bien… ¡es la gente la que está jodida!”https://www.youtube.com/watch?v=GjPkBlUQC8E

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *