Cine coreano de izquierda bajo la colonización japonesa

Carlos Valmaseda

La entrada va a ser bastante corta, porque ciertamente resultaba misión casi imposible hacer cine en la Corea colonial del imperio japonés desde una perspectiva de izquierda y antiimperialista. Corea había sido formalmente ocupada por Japón en 1910, y rápidamente había surgido un movimiento nacionalista que en muchas ocasiones tenía también características antiimperialistas y anticapitalistas. Sectores progresistas de este movimiento acabarán formando parte de la conocida como ‘cultura proletaria’. En 1922 se forma el grupo Yŏmgunsa -o YeomGunSa, la trasliteración del coreano me resulta bastante confusa-, que significa Antorcha de las masas, impulsado por el escritor Song Yŏng, enfocado a una literatura sobre temas sociales y política de clase. PASKYULA, por su parte era un grupo de artistas preocupados por la función social del arte y más centrados en los aspectos culturales de los materiales. En agosto de 1925 ambas corrientes se fusionan para formar la Korea Artista Proleta Federatio, o KAPF. Ya habíamos visto en el caso de Prokino que era habitual en esa época el uso del esperanto para dar nombre a sus organizaciones. Pronto empiezan a mostrar interés también por el cine, aunque, como en el caso de Japón, ante la dificultad de realizar películas, la mayor parte de los intelectuales interesados por el cine se dedican fundamentalmente a la crítica cinematográfica. El problema será que se acaba creando una confrontación entre críticos de izquierda y cineastas en la que, más allá de las discrepancias teóricas, se acaba llegando a las diferencias personales y el insulto. Como recoge Irhe Sohn, si un crítico considera las películas hechas en Corea ‘basura’ (taejak) producida por ‘una troupe de payasos tontos’ (naltangpae), uno de los directores atacados les responde que ‘Podéis ladrar lo que queráis, perros rabiosos. Nosotros amamos el cine coreano más que nadie’. Pero no todos los escritos eran tan estériles. En 1927 Yun Ki-jŏng publica el ensayo “Miscelánea de la literatura y artes recientes”. En él se propone el cine como un medio para propagar las ideas comunistas y a la crítica literaria como una guía para ayudar al cine a seguir ese camino. Contra la concepción de la autonomía del arte separado de otros sectores de la sociedad como la política y la economía, Yun insiste en las perspectivas proletarias de los movimientos artísticos como una vía para reconocer la interrelación de arte, política y economía en una sociedad capitalista.

Desde el punto de vista de la realización, aunque la literatura era sin duda la actividad principal del KAPF, en 1927 algunos de sus miembros, como Im Hwa -o Yim Hwa- y Kim Yu-yŏng -o Kim Yu-yeong- crean una organización pensada para la realización de películas: la Asociación Coreana para el Arte Cinematográfico (Chosŏn Yŏnghwa Yesul Hyŏphoe). Las películas que llegan a hacer se encontrarían entre el cine militante, al estilo de Prokino -aunque parece que no llegaron a hacer curiosamente ninguna película documental, quizá por una censura aún más férrea que en Japón-, y el ‘cine de tendencia’. En marzo de 1930, por ejemplo, la revista Shinkō eiga, -una de las precursoras de Prokino- organizó en Tokio un debate sobre el cine de tendencia entre cineastas de izquierda al que acudió Kim Yu-yŏng. Mientras todos los japoneses consideraban que ¿Por qué lo hizo? de Shigeyoshi Suzuki ‘no era lo suficiente proletaria’, al director coreano le parecía un objetivo casi inalcanzable en su país. Sin apenas experiencia técnica, sin grandes fondos y acosados por la censura, muchos de sus proyectos de película quedarán a medias, y las realizadas no tienen ningún éxito de público. Entre 1928 y 1931 se realizarán cinco películas.

Kim Yu-yŏng

Según Hyangjin Lee, en 1927, la KAPF crea una agencia de distribución de cine extranjero, la Tong-yang, con la que pueden financiar la realización de películas. No obstante, en el caso de la primera, Yurang -o Yu-rang- [El vagabundo] (1928) fue al menos coproducida, porque hubo una especie de rebelión ante determinadas imposiciones de la productora que llevó a que se hiciese finalmente de manera autogestionaria, como luego veremos. La película fue dirigida por Kim Yu-yŏng y protagonizada por el escritor -y ‘Rodolfo Valentino coreano’- Im Hwa. En 1928 la asociación crea Seoul Kino y Kim Yu-yŏng realiza su segunda película: Hongga -o Honga-[La casa del atardecer], estrenada en enero de1929. Paralelamente, otro grupo de la KAPF el en sur del país realiza Amlo -o Amno- [El camino oscuro] (1929) y Jihachon -o Chiha ch’on- [La aldea clandestina] (1930), ambas producidas por Namhyang Kino en Jinju, en la provincia de Gyeongsang del Sur. En Seúl la Asociación produce Jijimala suni-ya [No abandones, Suni] (1930), dirigida por Namgung Un y protagonizada de nuevo por Im Hwa. La última película de Seoul Kino, dirigida de nuevo por Kim Yu-yŏng será Hwaryun -o Hwalyun- [Rueda de fuego] (1931). No tengo muy claro el caso de La aldea clandestina porque algunas fuentes informan de que no llega a ser estrenada y quienes participaron en ella fueron todos detenidos. A partir del Incidente de Manchuria en 1931, la censura y el control gubernamental se intensifican y la actividad cinematográfica se paraliza. La propia KAPF se disuelve en 1935, diez años después de su fundación.

Ttaghan salamdeul (Fuente de la imagen)

Pero además de las películas realizadas por la KAPF, hay otras que podríamos considerar más similares al ‘cine de tendencia’ japonés, sin una implicación militante tan directa. Según Irhe Sohon, la Asociación Coreana para el Arte Cinematográfico contaba entre sus miembros con cineastas que no eran miembros de partido, como An Chong-hwa y Yi Kyŏng-son. Aunque se retiraron de la asociación cuando esta se consideró claramente una filial de la KAPF, siguieron colaborando con ellos. Kim Yu-kyŏng y Sŏ Kwang-je, aunque eran izquierdistas, permanecieron fuera de la KAPF cuando Seoul Kino se creó como una entidad subordinada, y crearon otra compañía de cine. También Kim Yŏng-hwan o Kim Yeong-hwan-, un famoso pyŏnsa -similar a los explicadores japoneses durante el cine mudo, los benshi-, dirigió películas de izquierda como Yakhon -o Yaghon- [El compromiso de boda] (1929). Chu In-gyu, un actor con una conexión muy cercana con el director coreano más conocido, Na Un-gyu, era de hecho una activista laboral en su ciudad natal de Hamhŭng, un centro industrial del norte del país. Y Hwang Un, un director que había estudiado cine en la UCLA, también produjo Ttaghan salamdeul [Gente que da pena] con Chu In-gyu. Hasta finales de 1934, por tanto, se realizaron hasta ocho películas de cine militante o ‘de tendencia’.

Veamos con un poco más de detalle cada una de estas películas:

YURANG [유랑]

Título: Yurang (El vagabundo, 1928) Productora: Asociación Coreana para el Arte Cinematográfico Dirección: Kim Yu-yeong Guion: Kim Yeong-pal Intérpretes: Yim Hwa , Seo Gwang-je , Gang Gyeong-hui , Jang Yeon-suk , Chu Yong-ho

Sumario: Lee Yeong-jin ha vagado durante 7 u 8 años tras dejar su lugar natal. Regresa a su pueblo pero todos sus parientes han emigrado ya a otro lugar. Por casualidad, se encuentra con un viejo con el que solía llevarse bien en el pasado y termina yendo a su casa. Yeong-jin se enamora de la hija del hombre, Sun-ee y empieza una escuela nocturna, incapaz de dejarla. Mantiene la escuela nocturna abierta, a pesar de las difamaciones de la insensible gente del pueblo. Kang Byeong-jo, el hombre más rico del pueblo, le pide a Sun-ee que se case con su único hijo, Yun-gil a cambio del dinero que le debe la familia. El día antes de la boda, Sun-ee está a punto de saltar de un acantilado cuando aparece Yeong-jin y le salva la vida. Los dos parten con su padre para irse tan lejos como puedan de la ciudad.

Nota: Aunque aparece la asociación creada por la KAPF como productora, en el texto de Irhe Sohn se cita a Sŏ Kwang-je quien argumentaba que la película era un ejemplo de cine proletario porque “durante la producción, los inversores estuvieron entrometiéndose con la forma y el contenido del guion para especular con la película. E intentaron retrasar el plan de rodaje reteniendo los fondos necesarios así como los salarios. El equipo de la producción se rebeló contra los inversores, tomo el control de la filmación, y revisó el guion colectivamente para sus propios fines”. Si es así, esto indicaría que hubo al menos algún coproductor, como mínimo en las primeras etapas.

Enlace en la base de datos de cine coreano.

HONGA [혼가]

Título: Honga (La casa del atardecer, 1929) Productora: Seoul Kino Dirección: Kim Yu-yŏng Intérpretes: Yim Hwa, Namgung Un, Lee Yeong-hui, Chu Yong-ho, Lee Yeong-ung

Sumario: Tres jóvenes que han abandonado su ciudad natal para participar en el movimento de independencia viven nuevas ideologías. La película describe sus nuevas perspectivas de vida en el marco de las normas sociales de esos tiempos. Fue tan censurada que también fracasó en taquilla.

Enlace en la base de datos de cine coreano.

AMLO [암로]

Título: Amlo (La carretera oscura, 1929) Productora: Jinjoo Nam Hyang Kinema Dirección: Gang Ho Intérpretes: Gang Ho, Park Gyeong-ok

Sumario: Una película que describe las tierras de cultivo de Chosun, devastadas por una larga depresión agrícola a finales de los años 20, y la realidad del campesinado.

Enlace en la base de datos de cine coreano

JIHACHON [지하촌]

Título: Jihachon (La aldea subterránea, 1930) Productora: Jinjoo Nam Hyang Kinema Dirección: Gang Ho Guion: Gang Ho Intérpretes: Kim Jeong-suk, Yim Hwa, Gang Ho, Park Gyeong-ok

Sumario: Hay un mundo subterráneo en la ciudad: el corazón del capitalismo, la producción, las finanzas y los placeres oscuros. La gente del mundo subterráneo tiene vidas de nivel básico, y la mayoría de ellos son trabajadores. Kim Cheol-geun, un trabajador de la siderurgia Hannam, intenta crear una organización entre aquellos que están constantemente amenazados por despidos, pero no es una tarea fácil. Un día, Min Hyo-seok, un topógrafo de una empresa, visita el mundo subterráneo para conocer el número total de personas desempleadas y conoce a Seong-geun, el hermano menor de Kim Cheol-geun. Da una lección esclarecedora a la gente subterránea. Heo Jae-min, un obrero delincuente vago, conoce a Min Hyo-seok y Kim Cheol-min y se une a su negocio.

Nota: Tengo dudas sobre esta película. Según algunas fuentes es de 1930 y fue estrenada. Según otras, es de 1931 y no llegó a terminarse porque detuvieron a todo el equipo.

Enlace en la base de datos de cine coreano

JIJIMALA, SUNI-YA [지지마라 순이야]

Título: Jijimala suni-ya (No te rindas, Suni, 1930) Productora: Asociación Coreana para el Arte Cinematográfico Dirección: Namgung Un Guion: Gang Ho Intérpretes: Yim Hwa, Seo Gwang-je, Jo Gyeong-hui, Kim Jeong-suk, Ju Sam-son

Sumario: Un padre e hija empobrecidos viven en el campo. El padre lleva años postrado en cama, pero la hija es buena con él. El día de campo de la escuela, la hija se apunta a una carrera para hacer feliz a su padre. El premio para el ganador es magnífico. Mientras corre, la gente del pueblo la anima, gritando: “¡No te rindas, Suni!” Por fin, Suni llega primera y cosigue su maravilloso premio mientras su padre observa llorando.

Enlace en la base de datos de cine coreano

HWARYUN [화륜]

Título: Hwaryun (Rueda de fuego, 1931) Productora: Seoul Kino Dirección: Kim Yu-yeong Guion: Lee Hyo-seok Intérpretes: Kim Jeong-suk, Baek Ha-ro, Kim Yeon-sil, Seok Il-ryang, Chu Jeokyang

Sumario: Cheol-ho termina la sentencia de 10 años que recibió por participar en el Movimiento de Independencia del 1 de marzo de 1919 y es liberado de prisión. Incapaz de superar las sombrías realidades de la vida, su esposa se volvió a casar. Cuando ella intenta suicidarse por su sentimiento de culpa, él la salva y vuelven a vivir juntos. Cheol-ho consigue un trabajo en una fábrica y se da cuenta de que los trabajadores están llenos de insatisfacción por las horribles condiciones de trabajo y la tiranía de los capitalistas. Cuando Deok-sam, quien se había casado con su esposa por un corto tiempo, y el dueño de la fábrica anuncian una reducción en los salarios y despidos de trabajadores debido a la recesión en la economía, los trabajadores enfurecidos entran en huelga. Se produce una gran pelea entre los trabajadores y los capitalistas y Cheol-ho es encarcelado una vez más después de luchar con Deok-sam.

Enlace en la base de datos de cine coreano

YAGHON [약혼]

Título: Yaghon (El compromiso de boda 1929) Productora: Joong Ang Kinema Dirección: Kim Yeong-hwan Guion: Kim Gi-jin (novela) Intérpretes: Na Ung , Kim Yeong-ran , Kim Jeong-suk

Sumario: Myeong-guk conoce a Sun-ja cuando regresa a casa después de terminar sus estudios en Shanghai. Cuando descubre que sus perspectivas sobre la vida y la vida en general son muy similares a las suyas, se enamora de ella. Se mudan juntos, pero cuando Sun-ja es asesinada inesperadamente, Myeong-guk se une a una organización sin fines de lucro. Allí, se esfuerza por vengar la muerte de su esposa y hacer realidad sus ideas. Aquí es donde se encuentra con su ex novia, Shin-jae. Cuando las fuerzas policiales japonesas comienzan una dura redada y muchos de sus camaradas son arrestados, se compromete con Shin-jae y deja el país sin ella por el movimiento independentista.

Enlace en la base de datos de cine coreano

Ttaghan salamdeul (Fuente de la imagen)

TTAGHAN SALAMDEUL [딱한 사람들]

Título: Ttaghan salamdeul (La gente que da pena, 1932) Productora: Kilandeun film Dirección: Hwang Un Guion: Hwang Un Intérpretes: Ju In-gyu, Namgung Un, Hong Gae-myeong

Sumario: Una película en formato semidocumental sobre la violencia y el conflicto de proletarios injustamente despedidos de una planta de fertilizantes en Heungnam, y sus esfuerzos por luchar contra las clases sociales capitalistas.

Enlace en la base de datos de cine coreano

Tras su salida de prisión, muchos de los miembros del KAPF cambiaron radicalmente de actividad: algunos colaboraron con las autoridades japonesas, algunos abandonaron totalmente el mundo del cine o empezaron a hacer cine literario, no político. Fue el crítco So Kwangje quien realizó la película El tren de tropas, la primera película a favor de los militares japoneses en Corea. An Sŏkyŏng, que era coguionista de La aldea subterránea hizo una película militarista titulada El soldado voluntario (1941). El grupo de directores que se volvieron hacia el cine literario incluye a Kim Yu-yŏng. Moriría en 1940, entre otras cosas, a causa de la pobre alimentación. Entre los que dejaron el cine se encuentran Gang Ho y Yun Kijŏng. Tras la Liberación en 1945, algunos de los antiguos miembros del KAPF fueron voluntariamente hacia el norte. Otros fueron secuestrados o se declararon desaparecidos durante la guerra civil. Im Hwa -o Yim Hwa-, el teórico más destacado del grupo, sería ejecutado en una purga en el norte en 1953, acusado de actividades projaponesas y de una tendencia ‘antirevolucionaria’. De hecho, muchos de los que fueron al norte fueron purgados de una manera u otra tras haber dedicado varios años al cine norcoreano. Bajo la llamada ‘lucha antisectaria de 1967’ el partido eliminó finalmente a los que seguían la línea del KAPF, como Pak P’allyang, Pak Kŭmch’ŏl, Kim Toman y An Hamgwang. Los que se quedaron en el sur no tuvieron mucha mejor suerte, como An Sŏkyŏng y So Kwangje, sufriendo un destino similar a otras víctimas del norte.

A pesar de todo, un grupo de críticos e historiadores cinematográficos coreanos consideran que el actual movimiento fílmico contra el gobierno y a favor de los trabajadores tiene sus raíces en las películas del KAPF y ‘de tendencia’.

Bibliografía

-Charles K Armstrong. “The origins of North Korean cinema: Art and propaganda in the democratic people’s Republic”. Acta Koreana, enero 2002, 5(1):1-19

-Irhe Sohn. Enterprises of the Feeble: The Makings of Cinema in Colonial Korea. A dissertation submitted in partial fulfillment of the requirements for the degree of Doctor of Philosophy (Asian Languages and Literatures) in The University of Michigan, 2018

-Hyangjin Lee. Contemporary Korean cinema : Identity, culture and politics. Manchester: Manchester University, 2000

-Eiingjun Min, Jinsook Joo, Han Ju Kwak. Korean Film : History, Resistance, and Democratic Imagination. Westport, Connecticut: Praeger, 2003

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *