Intervención en la cámara del senador Fosco Giannini (PRC, Area del Ernesto) sobre la Revolución de Octubre (25 de octubre de 2007)

Fosco Giannini

Señor Presidente: ayer por la noche, en la cadena  pública TG2, en el programa “Segunda parte” a las 20:30, se emitió un reportaje sobre la Revolución de Octubre.

Afirmo, de modo determinado, fuerte y claro que este programa fue una verguenza.

En el se dijo explicitamente, Señor Presidente, que la Revolución de Octubre fue solamente un sangriento golpe de estado, que puso fin a la verdadera revolución, la menchevique; que la revolución de Octubre solo produjo un nuevo zarismo; que hundió a Rusia en la sangre y la violencia; que exportó por medio de la fuerza el horror en el mundo; que favoreció el surgimiento del fascismo en Italia, que el mismo nazismo habría surgido para combatir el monstruo del comunismo; que la historia habría demostrado que el comunismo y el nazismo son la misma cosa; y, finalmente, que el comunismo habría “manipulado” a los campesinos y a los obreros italianos.

Y para dar mayor fuerza a tal información, el reportaje se cerró con las  imágenes de las manifestaciones obreras italianas de los años 50-60 con las banderas rojas.

Yo me he puesto en pie, Señor Presidente, como se alzaban los campesinos de Di Vittorio frente a los patrones de la tierra; me he alzado en pie, como ellos, sin quitarme el sombrero,  para decir a todos que este reportaje televisivo está en contra de la democracia, en contra de la historia y de la civilización.

La Revolución de Octubre está entre los más grandes eventos de la historia de la humanidad. La Revolución -superando el capitalismo- ha demostrado, de un vez por todas, a todos los pueblos oprimidos y a todo el proletariado mundial, que la relaciones de producción capitalista no son naturales y por lo tanto no son eternas e inmutables.

Ha demostrado, también, que la explotación del hombre sobre el hombre y sobre la mujer no es un destino ineluctable; que los patrones -como la aristocracia francesa- ¡no son hijos de dios!.

La Revolución de Octubre, Señor Presidente, no favoreció el fascismo, sino que derrotó al nazifascismo e impulso a masas que eran exterminadas -sobre el plano planetario- a liberarse del colonialismo, de la explotación y de las dictaduras fascistas.

Y las grandes luchas obreras y campesinas de este país fueron posibles también gracias al triunfo de la Revolución de Octubre.

El comunismo -se ha dicho- sería igual al nazifascismo. ¡Que verguenza!

Todavía hoy se ve -y siempre se verá- la diferencia: los fascistas y la derecha siguen siendo los representantes y los fieles servidores del poder económico y de los señores de la guerra; y, como los nazis de otro tiempo,  odian a todos los distintos, a los gitanos, a los inmigrantes y  a los comunistas.

Nosotros, los comunistas y la izquierda,  como siempre, por nuestra propia naturaleza,  estamos de parte de la paz y de los trabajadores.

Dejeme responder a tanta verguenza, Señor Presidente, dejeme hablar con el corazón: ¡Viva la Revolución de Octubre!, ¡Viva Antonio Gramsci!, ¡Viva Giuseppe di Vittorio, ¡Vivan los muertos de Reggio Emilia! ¡Viva el socialismo!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *